Abogado familiar, cómo elegir al mejor

0
251
Abogado familiar

Un abogado es un profesional cuya labor es  defender, asesorar o dar apoyo jurídico, entre otros aspectos, a todo aquel ciudadano que se encuentre en una situación adversa respecto a la justicia. La figura del letrado es tan antigua como el concepto de sociedad. Para encontrar a los primeros que ejercían esta labor social nos debemos remontar hasta la Antigua Grecia. Y entre las diferentes especializaciones en las que se puede formar un profesional de estas características podemos encontrar: al que defiende a su cliente acusado de un delito, al que orienta a emprender en alguna actividad comercial o al abogado familiar, entre otros. Este último es el que nos interesa y sobre del que hablaremos a lo largo de este artículo.

Abogados, sus antecedentes

Antes de entrar de lleno en el tema de los abogados de familia, hagamos una introducción hablando de los orígenes de esta profesión, y a través de algunos datos histórico-culturales, ver cómo fueron los primeros, cuáles eran sus funciones sociales y cómo ha evolucionado a lo largo de los siglos este oficio.

Antigua Grecia

Como decíamos más arriba, para encontrar a los primeros letrados hay que remontarse a la Antigua Grecia, aunque hay que detallar que no ejercían las mismas labores que en la actualidad, y que su denominación también se ha visto modificada. En la Grecia Clásica se podían encontrar oradores que se encargaban de construir alegatos para aquellas personas que necesitasen de una defensa de cara a un tribunal. Aunque esta práctica era contraria a lo que las leyes de esta sociedad dictaminaban, ya que se exigía que el propio damnificado tenía que defenderse a sí mismo ante las personas que lo iban a juzgar. Solo estaba eximido aquel individuo que no estuviera en plenas condiciones para tal empresa, por lo que se le encargaba la defensa a un logógrafo jurídico.

Uno de los juicios más conocidos de esa época fue el de Sócrates, inmortalizado por Platón en su obra Apología de Sócrates, donde el ateniense hace un relato de todo lo que dio de sí la defensa que el filósofo hizo sobre las acusaciones que sobre él recaían por haber introducido nuevos dioses a la religión imperante en la Antigua Grecia. Lisias, un importante y celebrado logógrafo, le presentó un discurso de su puño y letra para que se presentara ante el jurado. Algo que el filósofo le reconoció, pero que finalmente Sócrates rehusó a utilizar, ya que según él esta forma de obrar no se correspondía con el carácter que un filósofo debía transmitir.

Antigua Roma

Por otra parte, en el Imperio romano, la vida que llevaban las personas que vivían en él, así como las costumbres que seguían, eran muy sencillas y austeras. Este es uno de los motivos por lo que el oficio de abogado se ejercía de una forma más bien honorífica y altruista, por el simple hecho de ayudar a los demás, más que como una actividad mercantil. Algo que estaba muy bien visto entre la sociedad de la época que por otro lado era recompensado por la patria con honores y distinciones. Pero cuando esto dejó de ser suficiente, estos letrados pasaron a ser considerados como mercenarios. Muchos dirigentes y hombres de poder de diferentes posiciones, procuraron que se volviera a ese sistema de defensa de manera desinteresada. Entre ellos el emperador Augusto, que intentó intimidarlos con penas que éstos aludían fácilmente. Y poco más pudieron hacer sus sucesores al respecto.

Abogado en la actualidad

Según explica la RAE en su diccionario, un abogado es un “licenciado en derecho que ofrece profesionalmente asesoramiento jurídico y que ejerce la defensa de las partes en los procesos judiciales o en los procedimientos administrativos”. Existen diferentes tipos como el abogado del Estado, que asesora, representa y defiende a éste y sus organismos; el abogado de oficio, asignado por un juez al carecer el implicado en la causa de recursos para pagar a uno de manera privada; o el abogado por vía privada, que es contratado por el interesado.

Así mismo existen diferentes especialidades como: Derecho Empresarial (relacionado con las empresa, su formación, sus obligaciones, derechos…); Derecho Penal (defienden o acusan a vinculados con cometer algún delito);  relaciones domésticas (dentro de esta característica se enmarca la tipología que a nosotros nos interesa, el abogado familiar, y que se centra en divorcios, custodias o demás asuntos que tienen que ver con el ámbito familiar); planificación del patrimonio (administración de propiedades, testamentos o fideicomisos); leyes de propiedad intelectual (derechos de autor o patentes); o tributación (en lo referente a los distintos impuestos); entre otras muchas más tipologías.

Abogado familiar

Derecho de familia

El Derecho de Familia es una rama del Derecho Civil, y se refiere a los aspectos relacionados con el ámbito familiar. Y en muchos casos trata temas muy personales que no aparecen en otros segmentos de la ley. Entre las competencias que abarca se encuentran los divorcios, las herencias o la violencia en  el hogar, entre otros. Es un área bastante complicada, ya que toca aspectos íntimos de los damnificados. Además está en cambio constante, adaptándose a las necesidades y los problemas de la sociedad.

Abogado familiar

Un abogado familiar, como hemos apuntado escuetamente unas líneas más arriba, es aquel profesional que tiene como función asesorar jurídicamente a aquella persona que requiera de sus servicios como letrado, por cuestiones que tengan relación con el ámbito de la familia, y todo lo que ello engloba. Éste trabaja en la defensa y actúa a favor de los intereses de su contratante. 

Funciones de un abogado familiar

Entre las funciones que lleva a cabo un abogado de familia en la realización de su profesión se encuentran los siguientes circunstancias:

  • Aplica los conceptos jurídicos que tienen relación con su especialización, en este caso el ámbito familiar.
  • Aplica las normas correspondiente al Derecho de Familia al problema particular por el que se han requerido sus servicios.
  • El abogado de familia se encarga él mismo de realizar todos los trámites requeridos derivados de la causa por la que se le ha contratado, en los tribunales de familia.
  • Es el encargado de realizar un debate jurídico durante un procedimiento de litigación oral.
  • El abogado familiar integra la valoración moral de las técnicas jurídicas, considerando como base de la sociedad a la familia y el matrimonio.
  • Entre sus funciones también se encuentra encargarse de la resolución de los aspectos jurídicos de este proceso.

Abogado familiarCaracterísticas que debe tener un abogado familiar

A la hora de buscar un abogado de familia que defienda nuestros intereses, hay muchos bufetes y profesionales a los que recurrir, pero no hay que olvidar que cuando se trabaja con personas es inevitable cumplir una serie de premisas o tener unas características que hagan más cercano y/o cómodo el proceso. Ya que también hay que tener presente que los litigios o procesos judiciales, nunca son fáciles.

Por eso el encargado de representarte y/o asesorarte en un proceso así debe cumplir las siguientes cualidades, aunque esto no es necesariamente algo obligatorio o de vital importancia, es más una sugerencia que os ofrecemos:

  • Ante todo, el abogado familiar tiene que estar especializado en la materia para que se le ha contratado, además de contar con experiencia en casos relacionados con el nuestro. De este modo nos podrá asesorar de mejor manera sobre nuestros derechos y obligaciones.
  • También debe tener experiencia en los tribunales. A veces no se llega a un acuerdo amistoso, y no queda otra opción que ir a juicio.
  • Tiene que ser un profesional con bastante dotes negociadoras. Esto será muy positivo tanto en el proceso en sí como en su resolución, ya que todo terminará de manera amistosa, haciendo que todas las partes ganen.
  • La especialidad del Derecho de Familia exige de un profesional cercano en el  trato con sus clientes, que los atienda como personas, y que sea flexible. De este modo se genera confianza por parte del contratante. Un buen profesional en este ámbito se caracteriza por trabajar en contacto directo con sus clientes, sintiendo éstos en todo momento que pueden contar con él, además de ofrecer información actualizada de los avances en el proceso. En esa flexibilidad se encuentra desde la disponibilidad en sus horarios de consulta, como ser atento con las necesidades que presenten los menores.
  • En relación con éstos, el abogado familiar tiene que saber tratar con menores, ya que en muchas de las ocasiones de manera directa o indirecta tendrá que tratar con los más pequeños de la casa, por lo que se requiere de una sensibilidad especial, y tratarlos como clientes que son, no como un número más.
  • Y como última característica para destacar de un buen abogado de familia está la empatía, para ponerse así en el lugar del cliente, al tratarse en este tipo de derecho temas muy íntimos y personales, donde las emociones es normal y comprensible que afloren. Para ello deben tener conocimientos psicológicos, mostrarse comprensivos en determinadas situaciones derivadas de las tensiones o la problemática de los conflictos.

Jurisdicción de un abogado familiar

Antes de contratar a un profesional especializado en Derecho de Familia, hay que saber las competencias exactas que éste abarca en su ejercicio como jurista, para saber si se corresponde con el problema que queremos solucionar. Algunas de éstas son:

  • Todo lo relacionado con los testamentos, como herencias o sucesiones.
  • Es competencia del abogado de familia lo relacionado con las parejas: divorcios y acuerdos entre ambas partes, tutelas, custodias de hijos, adopciones y patria potestad. Además de las pensiones de manutención, entrando en cálculo de las mismas, y su ejecución. En caso de que las propias parejas no se pongan de acuerdo con anterioridad en estas cuestiones.
  • Todo lo derivado de infidelidades y adulterio también entra en la jurisdicción de esta tipología de derecho.
  • En el aspecto de los divorcios, se encarga de las liquidaciones de gananciales y patrimonio conyugales, separación de bienes, y los acuerdos correspondientes a cada una de las partes involucradas en el litigio.
  • Se puede recurrir a un abogado familiar cuando se produzcan casos de violencia dentro de la familia, ya sea física o psicológica. Éste asesorará en cuestiones como pueden ser la violencia de género o el maltrato a menores. Siempre se deberán recopilar pruebas, así como la denuncia.
  • Las tutelas e incapacitaciones también entran en la jurisdicción de este perfil de abogados. Esto se produce cuando una persona no está en condiciones óptimas y tiene que ser nombrado un tutor legal que se encargue de su representación en los temas jurídicos. El letrado proporcionará al cliente un asesoramiento para iniciar el proceso judicial de incapacitación.

Estas son algunas de las competencias que abarcan este tipo de abogados, pero la lista es mucho más amplia, por lo que se deberá consultar con un profesional al respecto.

La elección del mejor abogado familiar

Cuando se contratan los servicios de un abogado, se hace por motivos de fuerza mayor, por lo que tenemos que saber a qué profesional elegimos, y que se adapte a nuestras necesidades personales y económicas, y que nos dé el servicio más óptimo posible. Por lo que la búsqueda no es fácil, por eso os damos algunos consejos en esta materia:

  • El abogado familiar al que acudamos deberá ser competente y profesional, porque de él y su trabajo dependerá que ganemos o que perdamos nuestro caso. Por eso es positivo que se busque o investigue quiénes son los  letrados de esta especialización que presten servicios en tu localidad, y así hacerte una lista de la que después ir descartando nombres. Ésto último se realiza en función de su competencia, antecedentes, experiencia en el oficio y con casos como el tuyo, qué estrategias sigue, etc. También es bueno que se consulte este tema con familia y conocidos, ya que las opiniones de terceros son muy importantes.
  • Hay abogados de familia que ofrecen una primera consulta gratuita. Esto te ayudará a poner en práctica lo dicho en el párrafo anterior. En el trato más personal y presencial se podrá ver cómo se expresa, la táctica que va a tomar en el caso de que sea el que finalmente contrates, se le podrá preguntar por su experiencia en casos parecidos o podrás preguntar por un presupuesto, entre otros aspectos.
  • Antes de tomar cualquier decisión es muy importante que te haga un presupuesto, para saber si se ajusta a tus necesidades y opciones económicas. Por eso la visita de la que hemos hablado en el anterior párrafo tiene mucha importancia.

Si necesitas de un asesoramiento legal o que te resuelvan dudas en relación con lo propuesto en el artículo, no dudes en contactar con ICIRED, donde expertos en la materia te ayudarán.

Abogado familiar, cómo elegir al mejor
5 (100%) 2 votes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.