¿Qué es un aval bancario?

0
384
aval bancario

En este post hablaremos del aval bancario. No te preocupes si de primeras te coge muy de improvisto porque, te vamos a poner en situación.

Al pensar en alquilar algún bien, o si por el contrario deseas introducirte en el mundo de los alquileres como arrendador, es necesario que tengas en cuenta que posiblemente tus futuros arrendatarios no serán tan cumplidores a la hora de pagar sus cuentas. Esto provocará que tú, propietario de ese bien, tengas pérdidas importantes tras tu inversión no remunerada.

Por ello aconsejamos antes de nada, examinar muy bien a las personas que serán tus arrendatarios. Tomar las previsiones correspondientes a la hora de firmar un contrato puede evitarte que tus arrendatarios en vez de darte beneficios, terminen dando más pérdidas que ganancias.

Además, la situación empeora si no cuentas con un soporte ya que ante esta situación, el arrendatario podría dejar de pagarte y la pérdida correría por tu cuenta. Si te encuentras en un caso en el que han dejado de pagarte el alquiler de tu propiedad y necesitas reclamarlo, te ofrecemos nuestro servicio. 

Por estos motivos, si eres la persona que está interesada en arrendar un inmueble, debes asumir los riesgos que puede conllevar este proceso. Y no hay mejor forma de estar preparado que estar informado y actualizado en los temas de alquileres.

En el momento de solicitar un préstamo, para comenzar a invertir en algún proyecto que genere ingresos para ti en un futuro, es necesario que sepas que para que puedan otorgarte un préstamo te solicitarán un aval, para así poder garantizar que le canceles la deuda adquirida.

Esta figura, no sólo se solicita para préstamos, sino también en casos en los que desees arrendar algún bien inmueble. Y si tú eres un propietario que desea arrendar sus bienes debes primeramente evaluar a tu inquilino, ver que sea una persona responsable, educada y sobre todo que tenga consigo un aval bancario, pues así podrás resguardar tu nuevo negocio de alquiler, evitando retrasos y pagos nulos por parte de la persona que solicita el arriendo.

Seguramente, te preguntarás ¿Qué es un Aval Bancario?, pues mediante este artículo te presentamos una información amplia sobre todo lo que debes saber de este instrumento de préstamos.

¿Qué es un Aval Bancario?

Un aval bancario es una especie de garantía por medio de la cual el avalista responde por la persona que se está avalando. En este caso, el avalista vendría siendo el Banco y el avalado seria la persona que solicita el préstamo.

Para ello, el Banco avalista se ofrece para adquirir esta responsabilidad a cambio de una tasa porcentual bastante elevada, actúa como soporte de pago; todo esto para que la persona avalada cuente con un fondo de pago para poder cancelar en casos futuros, alguna cuota no pagada en su debido momento.

Actualmente, estos avales son exigidos indispensablemente para procesos de alquiler.  Esto es así por los inconvenientes que se han presentado por el retraso en el pago de los mismos.

El mínimo tiempo que se solicita para el aval es de un año y seis meses. Este instrumento garantiza que el contrato en términos monetarios se cumpla. El aval respalda que si el avalado, por alguna razón, no puede cumplir con el pago de sus cuotas, estas sean cubiertas por la entidad bancaria avalista.

Lo cual permite mantener tu inversión ante los bienes arrendados o los préstamos realizados a un tercero. Por esta razón un aval bancario es un requisito importante para lograr tener un contrato efectivo con un tercero, para requerir los bienes y servicios que el beneficiado necesita.

Diferencia entre aval personal y aval bancario

Los avales personales son aquellos en los que el avalista es una persona natural; es decir, los avalistas en este caso son padres, madres o familiares cercanos al avalado. Ellos son los que se responsabilizan en el caso de que se de un retraso en el momento de pagar las cuotas del alquiler.

A raíz de esta definición podemos determinar entonces las diferencias existentes entre un aval bancario y un aval personal.

El aval bancario es aquel en el que una entidad bancaria actúa como avalista, responsable de pago en caso de impago del titular. En el caso de los avales personales,  son familiares o personas cercanas del deudor las que actúan como avalistas.

En los avales bancarios se debe pagar al banco un exagerado porcentaje para que los mismos firmen ante un contrato como avalista de algún tercero.  A diferencia de los avales personales, en los que en muchos casos para que los familiares firmen como avalistas, no necesitan pagar ningún dinero extra.

Los personales son más fáciles en cuanto a tramites y procedimientos para que se den o resulten firmantes. En cambio para lograr que una empresa actúe como avalista, precisa de una larga lista de requerimientos y estándares.  Esto les permite a ellos estudiar tus antecedentes financieros y asegurar que eres responsable a la hora de pagar tus deudas.

En cuanto a posibilidades, los avales bancarios están más a tu disposición que los personales. O dicho de otra manera, Los bancos están más dispuestos a concederte el aval. Debe ser por los intereses que se llevan. En cambio, en los personales,  las personas que califican como avalistas son muy escasas, debido a que los familiares o terceros que serán tus representantes en el aval, deben ser personas que no tengan alguna deuda adquirida, deben poseer un historial financiero solvente con responsabilidad de pago y manejar suficiente liquidez para responder por algún impago.

Como puedes observar, los dos tienen un mismo fin: respaldar los préstamos y bienes alquilados en caso de que el titular, es decir la persona principalmente responsable del pago, no puede cumplir con las cuotas acordadas.

Tipos de aval bancario

Existen varios tipos de aval bancario, entre ellos se encuentran los siguientes:

Avales bancarios técnicos:

Son aquellos en los que la entidad bancaria se responsabiliza totalmente del pago de la deuda que tenga su avalado en contratos de concursos, realizaciones de obras o suministros, funcionamiento efectivo de alguna maquinaria efectiva, entre otros. Normalmente, este tipo de aval es presentado ante organismos públicos o administraciones. Pero también, puede ser presentado entre otras obligaciones.

Avales bancarios económicos:

Este tipo de aval bancario se da cuando la entidad avalista se responsabiliza de las deudas en caso de impagos. Esto por su puesto, en un momento determinado y un tiempo pre-establecido.
Puedes percibir entonces, que las entidades bancarias que firman como avalistas tienen dos opciones o dos maneras de actuar.

¿Cómo pedir un aval bancario?

El banco para poder otorgar un aval necesita que:

Tengas un buen historial de solvencia durante todo tu trayecto de préstamos y pagos, a fin de poder corroborar que la persona por la cual van a responsabilizarse, sea una figura responsable y cumpla con sus pagos al día.

Si no posees un buen historial, otra opción es tener el dinero para depositar que solicita el banco como un fondo de resguardo con el que ellos cancelan la deuda, por supuesto, adicional al pago de la comisión por ello.

Una vez conseguida la certificación del aval, es necesario que se haga la solicitud formal de una carta modelo. En ella se debe especificar el momento de pagar la comisión, las obligaciones de cada una de las partes, y otros anexos importantes que deben estar en el contrato entre el avalista y el avalado.
El avalado debe presentar a la entidad bancaria también un seguro de protección bancaria.

¿Cuál es el coste de un aval bancario?

Para explicarte como se calcula un aval te presentamos el siguiente ejemplo: Una persona desea arrendar un bien mueble, por lo cual el propietario le solicita un aval con un importe de la anualidad de la renta a pagar; en este caso hablamos de 12.000 euros.

Al ingresar en su entidad bancaria, la cual funciona como avalista, la misma le proporciona las siguientes condiciones para concederle el aval:

a) Comisión de formalización: Es aquella que se cancela solo una vez al momento de formalizar la contratación; para ello el banco cobra el 1% sobre el importe total del aval.
Es decir: 12.000×0.01= 120 euros por comisión de formalización.

b) Comisión por estudio: este se cancela solo una vez al igual que anterior al momento de concretar el contrato. Igualmente se cancela el 1% sobre el importe total del aval. Aquí sacamos el cálculo de la siguiente manera: 12.000×0.01= 120 euros por comisión por estudio.

c) Comisión de riesgo: Este cobro lo realiza el banco trimestralmente, y por ello aplica el 1% sobre el importe total del aval.

Esto, tomando en cuenta el ejemplo, tendríamos el siguiente monto a cancelar:
12.000×0.01= 120 euros
120×4 meses= 480 euros por la comisión anual de riesgo.

d) Costo total de la asociación y mantenimiento: Costo y mantenimiento del aval durante un año 120+120+120+480= 720 euros.

e) El costo total del mantenimiento: El costo total durante los siguientes años es de 480 euros.

Podemos decir de esta manera, que el aval bancario se diferencia del resto, debido a que es un requisito por medio del cual una persona (beneficiario) respalda sus intereses prestados o arrendados a la hora de hacer contrato con otra persona.

Es decir, que este aval sirve como garantía a la hora de formalizar y firmar algún contrato entre una persona que adquiere un compromiso, bien sea tras un préstamo monetario o mediante un arrendamiento.

Actualmente en España este requisito es primordial en el momento de proceder a realizar un arrendamiento. Esto es porque se han presentado gran cantidad de problemas y denuncias por falta de pagos de los arrendados, lo que trae como consecuencia una pérdida para el propietario del bien puesto en alquiler.
Además, incluso para que una denuncia proceda ante los tribunales debe presentarse un aval bancario previamente firmado por el avalado, es decir, el titular responsable del pago del arriendo.

Por ello, debes tener en cuenta que al meterte en el mundo de los arrendamientos de bienes, siempre debes tener a la mano tu aval. De esta manera aseguras tu inversión.

De igual manera, debes saber que aval pedir si eres el beneficiario. Así como que aval solicitar, si eres el avalado. Por su puesto, esto también depende de la evaluación que realice el banco sobre tu histórico financiero, pues mediante resultados las entidades determinan el tipo de aval para el cual califica el interesado, a fin de que estos puedan resguardar sus préstamos y capital.

Por consiguiente, estas entidades bancarias no prestan su nombre y su capital de forma gratuita. Los mismos cobran una suma de dinero sobre el aporte total que es indicado en el aval. Generalmente, se cobran entre 3 a 4 comisiones, devengando el 1% sobre el momento determinado en el contrato para ser soportado por el documento de garantía.

Este dinero, que el banco recauda tras las comisiones, funciona como fondo con el que cancelarán la deuda, en caso de dar la cara por algún impago del avalado y a su vez forma parte de las ganancias que percibe por realizar esta labor.

Siempre ten en cuenta, que no solo puedes exigir un aval en casos de arrendamiento, también los avales se pueden solicitar cuando se realiza algún préstamo a un tercero, gracias a que mediante este documento tendrás una garantía de que el dinero que diste en calidad de préstamo al avalado lo percibirás nuevamente; sea por él o por el avalista.

¿Qué es un aval bancario?
5 (100%) 1 vote
Artículo anteriorCUOTAS DE AUTÓNOMOS EN 2018
Artículo siguienteTodo sobre las Letras del Tesoro
Soy abogado del Ilustre Colegio de Abogados de Granada, con el número de colegiado 5974. Me especialicé en la reclamación de impagos y normativa relacionada con ficheros de morosidad, formando parte del Departamento Jurídico de ICIRED. Como redactor de contenidos, aprovecho mi experiencia en estrados y en ICIRED para escribir, especialmente, sobre los temas relacionados con morosidad, información sobre solvencia, recobro de impagados, etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.