¿Vas a calcular el finiquito? Que no te engañen

0
3157
calcular-el-finiquito

La mayoría de los trabajadores por cuenta ajena han debido enfrentarse en algún momento de su vida laboral a la situación de ver terminada una relación de trabajo con la empresa que le tenía contratado y, consecuentemente tener que calcular el finiquito. Es en estos casos, cuando la empleadora pone delante del trabajador el finiquito para que sea firmado por el mismo, cuando comienzan las dudas… ¿Debo firmarlo? ¿Qué implica que lo firme? ¿Supone aceptación del contenido del mismo o del hecho en sí del despido, si es un despido el motivo del fin de la relación laboral?

Es realmente importante que todas las personas que prestan su trabajo para alguien conozcan lo mejor posible sus derechos, y eso empieza por saber qué significan conceptos tan habituales como es el de calcular el finiquito y cuál es su contenido habitual, para saber reaccionar de la mejor manera posible y la más adecuada a nuestros intereses, llegado el momento.

En este post te explicamos, de manera resumida, todo sobre este asunto.

Te ayudamos a calcular el finiquito, pero antes… Qué es y qué contiene.

¿Qué es el finiquito?

En muchas ocasiones pecamos de dar por supuesto el conocimiento de qué es algo, por tratarse de un término más o menos habitual en nuestras vidas, cuando en realidad, quizás, no lo tengamos del todo claro. Así que, por salir de dudas, antes de analizar cómo calcular el finiquito, comencemos por lo básico: ¿Qué es el finiquito? Se trata de un documento legal que crea la empresa para poner fin a la relación de trabajo entre ambas partes (empleado y empleador), y que los libera de seguir atendiendo a las obligaciones que correspondían a cada uno de ellos: al trabajador de seguir prestando sus servicios por cuenta del empresario, y a éste de seguir satisfaciendo el salario pactado en el contrato.

el finiquito tiene lugar cuando la extinción de la relación laboral ha devenido por algún motivo y el trabajador firma a modo de aceptación de su contenido, referido a las cantidades que le corresponden 

calcular el finiquito

En definitiva, el finiquito tiene lugar cuando la extinción de la relación laboral ha devenido por algún motivo y el trabajador firma a modo de aceptación de su contenido, referido a las cantidades que le corresponden y que se le han facilitado, como consecuencia de la mencionada terminación. En este sentido, después de calcular el finiquito, hay dos maneras de recibirlo: si la empresa es la que toma la decisión de ponerle fin al contrato o de despedir al empleado, debe entregarlo junto a la carta de despido. En algunos casos cuando sucede esto, la empresa le da un preaviso al empleado y entrega el documento el último día de trabajo. De ser el empleado quien pone fin a la relación de trabajo, recibirá el finiquito el día que éste estipule como último laboral.

¿Significa que al firmar el finiquito el trabajador acepta todo lo que el mismo contiene?

Sin perjuicio de hacer una relación, más adelante, de qué es exactamente lo que se contiene para calcular el finiquito, las empresas suelen introducir cláusulas en el mismo para eximirse de cualquier responsabilidad futura, en las que el trabajador acepta que, tras la firma del documento, renuncia a cualquier otra reclamación de cantidad a que pudiera haber lugar.

Cabe una tercera opción, que es firmarlo y añadir la expresión, al lado de su firma “recibí no conforme” u otra similar que deje claro que no se está de acuerdo con el contenido del finiquito

En todo caso, debemos ser estrictos a la hora de definir bien cuáles son las posibilidades con las que cuenta el trabajador al que se le presenta el finiquito:

Si no lo firma, no reconoce la causa de la extinción contractual ni las cantidades que contiene al calcular el finiquito, por lo que no las recibirá y quedará abierta la vía para que reclame lo que considere oportuno.

Si lo firma, acepta su contenido y las cláusulas que contiene, por lo que reconocerá estar conforme con el tipo de extinción de la relación laboral que contiene y con las cantidades que se indiquen.

– Cabe una tercera opción, que es firmarlo y añadir la expresión, al lado de su firma “recibí no conforme” u otra similar que deje claro que no se está de acuerdo con el contenido del finiquito. De esta manera, lo que está expresando el trabajador es que quiere recibir las cantidades que se prevé al calcular el finiquito pero que no por ello admite que sea correcta la causa por la que se dice extinguir el contrato ni reconoce que esas cantidades sean las totales que deba recibir, por lo que sigue dejando abierta la posibilidad para hacer la reclamación correspondiente.

En este caso, es importante prestar atención a los siguientes extremos:

  • Fecha: Es de suma importancia dejar constancia de cuál es la fecha exacta de firma del finiquito, ya que el mismo es posible que haya sido elaborado en cualquier momento, pero será en la fecha consignada cuando se entienda firmado.
  • Letra legible para indicar la no conformidad: Estamos hablando de incluir, de puño y letra, una expresión que marca la posibilidad de realizar posteriormente la reclamación que se considere pertinente, por lo que, ante la importancia de esta frase, el trabajador habrá de incluirla de forma clara y que no dé lugar a dudas.
  • Cantidades no recibidas: Como hemos dicho, al incluir la apostilla de no conformidad, el trabajador podrá recibir las cantidades previstas tras calcular el finiquito, pero sin que ello signifique que las acepta como únicas a recibir, sino que no se cierra la posibilidad de reclamar otras cantidades de manera contenciosa.
  • Vicios del consentimiento: El finiquito no deja de ser un documento en el que se plasma la voluntad de las partes respecto a la finalización de su relación laboral. La expresión de “recibí no conforme” viene a manifestar, precisamente, que la voluntad de una de las partes, el trabajador, es terminar la relación y recibir una cantidad, pero no solamente la indicada en el finiquito. Si no se incluye esta expresión y se firma por el trabajador, como ocurre con cualquier otro contrato, existe la posibilidad de demostrar que el trabajador sufrió un vicio en el consentimiento que provocaría la declaración de nulidad del finiquito (que fuera objeto de engaño, intimidación, violencia o dolo).

¿Cuáles son los conceptos para calcular el finiquito?

El finiquito debe incluir todas las remuneraciones que le correspondan al empleado al tiempo de extinguirse la relación laboral. Al calcular el finiquito debemos tener en cuenta los siguientes conceptos que han de ser incluidos:

  1. Salario en bruto anual
  2. Pagos extras de algún servicio adicional
  3. Vacaciones NO disfrutadas
  4. Horas extras trabajadas
  5. Pagos de beneficios que la empresa haya brindado
  6. Indemnización por despido (este concepto puede facilitarse en un documento diferente).

Un concepto interesante de analizar es el del finiquito negativo, que tiene lugar cuando existen conceptos pendientes de pago a cargo del trabajador y que acaban sumando una cantidad mayor que la que se determina que el empresario tiene que pagar al calcular el finiquito.

Un concepto interesante de analizar es el del finiquito negativo, que tiene lugar cuando existen conceptos pendientes de pago a cargo del trabajador

Los posibles casos por los que un trabajador puede verse en la obligación de hacer algún pago dimanante de la extinción del contrato de trabajo son, por ejemplo, que haya presentado su dimisión sin respetar los días de preaviso establecidos contractualmente o en el convenio aplicable; o que exista una cláusula indemnizatoria a favor de la empresa del tipo de no competencia, no concurrencia, plena dedicación o permanencia.

En todo caso, el trabajador deberá ser muy meticuloso cuando se le presente un finiquito donde se incluyan conceptos pendientes de pago a su cargo, debiendo informarse rigurosamente sobre la pertinencia de dichos pagos, al margen de la precaución de comprobar que las partidas a su favor son las necesarias, a la hora de calcular el finiquito.

Qué se incluye al calcular el finiquito.

¿Cómo calcular el finiquito?

El finiquito lo calcula la empresa, pero recomendamos que sepas cómo se hace para estar preparado el día que te pueda tocar, para poder calcular el finiquito que te corresponde y saber si las partidas incluidas, en la cantidad que se te presente, son correctas. Para realizarlo debes saber exactamente el salario mensual y anual que recibes, los beneficios que tienes, las vacaciones que te corresponden, las horas extra que se te deban, o la indemnización que, en su caso, te corresponda según el tipo de despido del que pudieras ser objeto.

debes saber exactamente el salario mensual y anual que recibes, los beneficios que tienes, las vacaciones que te corresponden, las horas extra que se te deban, o la indemnización que, en su caso, te corresponda según el tipo de despido

  • Salario diario. Para empezar, partiremos de tu salario mensual, al que habrá que sumar otros beneficios de la empresa por tu trabajo y ponerlo en relación con la antigüedad de tu contrato hasta el momento del cese de la relación. Conociendo cuál es tu salario mensual completo, lo dividiremos por 30 días y obtendremos el salario diario.
  • Vacaciones. Por ley, el trabajador tiene derecho a disfrutar de un determinado número de días de vacaciones remuneradas. En este sentido, hay que saber cuántos días quedan por disfrutar de vacaciones, computando 2,5 días por cada mes, calculándolos en el año en curso desde el 1 de enero hasta el día de la extinción del contrato, restando al resultado el número de días de vacaciones que, en ese plazo, ya se hubieran disfrutado. Al final, el cálculo se realiza llevando a cabo una regla de tres: si en todo el año te corresponde un número X de vacaciones, y has trabajado un número Y de días ese año hasta el momento del cese, se puede calcular cuántos días de vacaciones corresponden a esa cantidad de días trabajados. Averiguada esa cifra, se restan los días que, en ese tiempo, sí se hayan disfrutado. Para calcular el finiquito en lo que a vacaciones no disfrutadas se refiere, el resultado anterior se multiplica por el salario diario, obteniendo, así, la cantidad definitiva.
  • Pagas extraordinarias. Las pagas extraordinarias suelen ser semestrales o anuales. En el primer caso, se calcula la cantidad que habrá de entregarse al trabajador teniendo en cuenta la suma sólo del semestre en el que se produce el cese y haciendo el cómputo de lo que corresponde desde el inicio del semestre hasta el día en el que ocurre la extinción. En el caso de que la paga extraordinaria fuese anual, se entregará la cantidad calculada desde que se pagó la anterior hasta el día del cese.
  • Otros conceptos. Habría que atender al caso concreto de cada contrato, a la hora de calcular el finiquito, para el caso de que concurrieran otras pagas extraordinarias según el convenio en cuestión o indemnizaciones previstas para el caso de extinción de determinadas relaciones laborales.
  • En caso de despido. En el supuesto de querer incluir la indemnización, cuando la extinción del contrato ha tenido lugar por despido, dentro del mismo documento al calcular el finiquito, habrá que tomar en cuenta el salario anual del empleado, la antigüedad en la empresa y la cantidad que se prevea como indemnización según el despido:
  1. Despido disciplinario: Indemnización 0 / Importe máximo 0.
  2. Despido improcedente: 33 días de salario por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades.
  3. Despido improcedente en contrato anterior al 12 de febrero de 2012: en el tramo anterior a dicha fecha, indemnización de 45 días de salario por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades; en el tramo posterior a dicha fecha, indemnización de 33 días de salario por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades.
  4. Despido objetivo: 20 días de salario por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades.
  5. Despido colectivo: 20 días de salario por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades.

El salario del trabajador se toma, a efectos de calcular el finiquito en cuanto a la indemnización por despido, en relación al salario bruto anual, teniendo en cuenta la antigüedad en la empresa y el tipo de despido, según el cuadro que acabamos de exponer.

Tenemos que recordar que, en todo caso, la cantidad a pagar en concepto de indemnización por despido no tiene por qué incluirse en el finiquito y puede formalizarse aparte.

¿Cuándo se cobra el finiquito?

El plazo máximo del que dispone la empresa para pagar las cantidades tras calcular el finiquito y presentarlo al trabajador es el último día en el que éste presta su trabajo en la empresa que, normalmente, coincide con el día en el que se le entrega el finiquito.

Aunque existe costumbre entre ciertas empresas de entregar las cantidades previstas en el finiquito en el momento de pagar la nómina, lo cierto es que, si ese pago de la nómina tiene lugar con posterioridad al momento del cese, el pago del finiquito se estaría haciendo tarde.

El plazo máximo del que dispone la empresa para pagar las cantidades tras calcular el finiquito y presentarlo al trabajador es el último día en el que éste presta su trabajo

Ojo, el trabajador tiene que estar atento ante ciertas artimañas que algunos empresarios sin escrúpulos pueden intentar hacer. Nos referimos a la práctica, cuando ha tenido lugar un despido, de intentar retrasar la entrega del finiquito veinte días tras el fin de la relación laboral. Hay que tener en cuenta que es, precisamente, de veinte días hábiles, el plazo que el trabajador tiene para impugnar el despido y que no calcular el finiquito y no entregarlo no paraliza este plazo. Por tanto, en estos casos, si el trabajador recibe la carta de despido y se le anima a esperar un poco “que ya te llamaremos para entregarte el finiquito”, deberá estar muy atento para que no se le pase ese plazo de veinte días si tiene previsto impugnar el despido, teniendo en cuenta que en la misma papeleta de conciliación que presente, podrá incluir la impugnación del despido y la reclamación de la entrega del finiquito con las cantidades correspondientes.

Cuando, finalmente, no se entrega el finiquito y, por tanto, no se han pagado las cantidades que debiera recoger el mismo, o bien no se firmó el finiquito o se firmó pero con alguna expresión de no conformidad y, consecuentemente, se pretende reclamar más cantidad de la que fue entregada, el trabajador tiene derecho a presentar una reclamación para la entrega del finiquito con las cantidades o para pedir la suma que se considere acertada. En ambos casos será imprescindible calcular el finiquito según los criterios y datos correctos (respecto a salario, vacaciones no disfrutadas, etc.) y presentar una papeleta de conciliación con carácter previo a la interposición de demanda ante la jurisdicción social. A la cantidad reclamada se podrán sumar intereses al 10%, en concepto de mora (si quieres saber más sobre los intereses de demora, entra en nuestra post “Te enseñamos cómo calcular intereses de demora”). El plazo para la presentación de esta reclamación es de un año tras la finalización de la relación laboral.

calcular el finiquito

Recuerda que, si también quieres impugnar el despido junto con la reclamación del finiquito, el plazo al que habrá que atenerse es el de los veinte días hábiles.

Por último, te recordamos que, con carácter previo a la interposición de la papeleta de conciliación y/o la demanda para reclamar las cantidades debidas, puedes calcular el finiquito y reclamarle por medios extrajudiciales al empresario (llamadas, requerimientos previos con burofax, actas notariales, etc.) y que, todo ello puedes hacerlo utilizando un fichero de morosidad, como es el caso de ICIRED, desde el momento en el que la cantidad es exigible, tanto con anterioridad a la existencia de una resolución judicial, como con posterioridad. La advertencia a la empresa de ser incluida en un fichero de morosos y el uso por parte de ICIRED de las nuevas tecnologías para hacer aparecer en Google la posibilidad de conocer que dicha empresa tiene impagos con un trabajador, le imprimirá la presión necesaria para que en poco tiempo se decida a pagar lo que debe. Conoce más sobre ICIRED y cómo ayuda a la gente a cobrar sus deudas, en nuestro post “Cómo cobrar un dinero que me deben. El fichero del que todos hablan”.

Este artículo ha sido un pequeño resumen con los datos más importantes sobre la manera de calcular el finiquito y otros aspectos relacionados con el mismo, así como los consejos para conseguir cobrar la cantidad correcta debida por este concepto, pero estamos seguros de que puedes aportar información con tus experiencias y hacer comentarios a este post que puedan ayudar a otras personas con dudas. Si eres tú el que quieres preguntarnos algo, contáctanos sin problemas en el número 912 668 043, por el chat de nuestra web o en la dirección de correo electrónico info@iciredimpagados.com.

¿Vas a calcular el finiquito? Que no te engañen
5 (100%) 4 votes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here