CIRBE y el riesgo de los créditos impagados

0
4
CIRBE

¿Sabrías definir que es el CIRBE? En este post aclararemos tus dudas. En ocasiones recurrimos a entidades crediticias para poder hacer frente a algún imprevisto, para adquirir una vivienda, un coche, hacer un viaje… Pero, ¿estamos al corriente con pagos anteriores? ¿Cómo podemos saber si existen impagos por nuestra parte? Es en el CIRBE donde podemos encontrar toda la información necesaria al respecto.

¿Qué es el CIRBE?

El CIRBE lleva en funcionamiento en nuestro país desde el año 1972. Sus siglas corresponden al concepto Central de Información de Riesgos del Banco de España. Y actualmente posee una gran importancia para entidades crediticias por los datos que en esta base de datos se pueden encontrar. Estas mismas entidades proporcionan mensualmente al Banco de España sobre dos aspectos importantes. Este a su vez tiene la función de administrar y controlar esta información con el fin de establecer un compendio de los riesgos de créditos. Es un servicio público, y como decíamos, los dos puntos que hay que conocer son:

  1. Saber la situación actual de la concesión de créditos, y el riesgo de las entidades financieras del sistema bancario. El objetivo de esta acción es mejorar así la supervisión del Banco de España sobre estas entidades. De este modo se intenta evitar una aglomeración desmesurada y la concesión de créditos sin ningún tipo de control y de forma masiva. De no ser así, esto podría entrañar una ruina para la entidad correspondiente. Además de poner en peligro la solvencia del sistema financiero.
  2. Verificar la solvencia del deudor y sus riesgos. El hecho de que la base de datos se actualice mensualmente, hace que se pueda seguir la evolución “prácticamente al día”. Las entidades podrán solicitar esta información, siempre y cuando el cliente dé su consentimiento. Y tiene como fin hacer un estudio más real sobre el cliente, empresa o particular, que solicite ayuda económica. Éstas podrán conocer la solvencia y situación financiera del solicitante, y valorar el riesgo de la petición para aprobar o no la adjudicación del crédito, aval o préstamo.

¿Qué tipo de información aparece en el CIRBE?

El tipo de información que se puede encontrar en el CIRBE es: nombre y apellidos del deudor, su NIF, el tipo de prestación, el importe de la misma, la cantidad que se debe en el momento de solicitar otra y el tipo de préstamos que debe, si es aval, hipoteca… Y se corresponde con riesgos directos, de cuantías  superiores a 6.000 euros; e indirectos, superiores a 30.000 euros.

El usuario puede conocer la entidades que han accedido a su ficha de riesgo hasta los seis meses anteriores. En caso de estar errónea la información aparecida, se puede solicitar su rectificación. Y si en ningún momento se ha precisado de un crédito o préstamo, no aparecerá ningún dato nuestro en CIRBE.

¿Cómo consultar esta información?

Además, todo el mundo puede consultar esta información, siempre y cuando esté a su nombre. Esto es gratuito. Y se puede solicitar personalmente, enviando una carta al Banco de España o accediendo telemáticamente a la Oficina Virtual de este mismo. En caso de optar por enviar una carta tener en cuenta lo siguiente:

  • La carta debe estar firmada.
  • Adjuntar fotocopia del DNI.
  • Indicar la dirección a la que se quiere recibir la información.
  • La dirección a la que remitir dicha carta es: Banco de España Información Financiera y Central de Riesgos, C/Alcalá, 48 28014 – Madrid.

CIRBE y ficheros de morosos

CIRBE no ejerce como fichero de morosos, sino como fichero informativo para el Banco de España. Partiendo de ahí, hay que decir que la principal diferencia entre ambos archivos la encontramos en la cifra para ser incluido en él.

Para aparecer en el CIRBE no es necesario tener una deuda como tal contraída. Simplemente el haber solicitado un crédito de riesgo de 6.000 euros, o haber participado en una operación como esta de manera indirecta. Aunque si se genera un impago derivado de esto, sí será notificado al banco nacional que gestiona el fichero.

También existe diferencia con respecto al archivo de morosos, al participar como avalista en un crédito. Lo que es denominado como riesgo indirecto. En el caso de colaborar en un préstamo como aval, tu nombre puede aparecer en CIRBE, aunque no esté bajo tu titularidad. Simplemente por ser considerado como de riesgo.

Otro punto que los diferencia es que el banco en ningún momento te informa del alta de tus datos en este fichero. Al superarse los 6.000 euros del crédito, la entidad financiera está obligada a crear una ficha con tu información personal, así como con la deuda.

Diferencias entre CIRBE, RAI y ASNEF

CIRBE

Como hemos explicado más arriba, el CIRBE es una central de datos que tiene como función ofrecer una información determinada al Banco de España, como una visión global del porcentaje de créditos que se están concediendo, y el nivel de riesgo de la gente que los solicita. En ningún momento ejerce como una lista de morosos, como sí hacen el RAI y el ASNEF.

Con los datos aportados se realizan sus famosos estudios estadísticos sobre el estado económico del país. Además de llevar a cabo su función como supervisor y controlador del sistema financiero. Es una herramienta muy importante para las entidades que se encuentran en disposición de conceder créditos. Esta es la fuente a la que acuden bancos y financieras para consultar el riesgo global de impago del cliente que lo solicite.

Esto no está reñido con la capacidad de hacer frente a los pagos que éste tenga, ni a su situación de empleo. El riesgo viene relacionado con las deudas que ya tuviera contraídas. Pero para que el banco o la entidad pertinente pueda realizar esta consulta, el interesado tiene que dar su consentimiento previo. De lo contrario no se podría acceder a dichos datos.

El CIRBE pone en conocimiento, por tanto, el nivel de endeudamiento de una persona. Pero en ningún caso es una lista de morosos como tal, ya que su fin no es reclamar el pago de cuotas, sino valorar si el cliente es apto para recibir cualquier tipo de préstamo. En cualquier caso, si el individuo hubiera tenido con anterioridad alguna anotación de morosidad, esto aparecía en esta central.

RAI

Con anterioridad en el blog de ICIRED hablamos sobre el RAI y cómo saber si se estaba incluido en él. Por lo que hablaremos sobre él de manera resumida para situarnos en el tema.

Las siglas de RAI equivalen a Registro de Aceptaciones Impagadas. Al contrario que como ocurre con el CIRBE, este sí es un fichero de morosos y actúa como tal. Fue creado por las asociaciones de entidades crediticias de nuestro país, con el fin de llevar un seguimiento de todas aquellas deudas que no están siendo saldadas por sus contrayentes.

Este fichero nació  a partir de una necesidad por controlar y obtener información de todas esas letras impagadas, y evitar así el aumento de la tasa de morosidad de las personas jurídicas. Lo que se intenta con el RAI es identificar al moroso e impedir que vuelva a ser financiado por cualquier entidad. Al solicitarse algún tipo de crédito, esa base es consultada por quien lo tiene que aprobar. En caso de aparecer nuestro nombre, no se nos concederá el préstamo de ninguna cantidad.

Para conocer si nuestro nombre aparece en el RAI, solo hay que consultarlo en su página web. Únicamente se podrá salir de él una vez saldada la deuda por la que se fue incluido en dicho fichero. Y para ello se tendrá que notificar a este registro enviando un justificante de las letras pagadas y una fotocopia del DNI.

ASNEF

En el blog de ICIRED también hemos hablado sobre otro de los ficheros de morosos más conocidos, ASNEF. Al igual que con el RAI expondremos brevemente cuáles son las funciones del mismo.

Sus siglas hacen alusión a Asociación Nacional de Entidades Financieras, y es gestionado por la entidad EQUIFAX, SL. Este fichero tiene la particularidad de que las empresas asociadas son las que incluyen información sobre clientes morosos, además de poder consultarla en cualquier momento. Aparecerán aquellos que no estén al día con los pagos de sus deudas ni en el tiempo ni la cantidad correspondiente.

No hay una cifra mínima por la que ser incluido en el ASNEF. Por lo que si tienes impagada una factura de tu compañía de móvil por la cantidad de 40 euros, por poner un ejemplo, ésta te puede añadir al fichero. Una vez que tus datos forman parte del fichero, se te notificará, y tendrás hasta 30 días para realizar alegaciones o para pagar la deuda. En caso de ignorar esto, perderás toda opción de que te concedan cualquier tipo de préstamo, comprar una televisión, obtener tarjetas de crédito, comprar un piso, un coche, etc. Por este motivo es importante hacer caso a las notificaciones por impagos, ya que si las ignoramos podríamos tener serios problemas financieros en un futuro.

Eliminación de estos ficheros

Para poder salir del ASNEF tienes que demostrar que la deuda ya está cerrada, o que ha habido algún error, en el caso de que así sea. Deberás ponerte en contacto con esta asociación, y solicitar los extractos de toda la información que tengan sobre ti. Posteriormente deberás acudir a las entidades que te incluyeron en el fichero, para que te den de baja. Es recomendable también contactar con el RAI, ya que las empresas y este registro están en comunicación y pedirán explicaciones. Estos procesos suelen tener una duración de un mes aproximadamente.

Gracias a la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos, se puede consultar tanto en este fichero, como en el RAI nuestra información, y comprobar si existen errores en los datos, en las cifras, en las deudas… para poder solicitar modificaciones al respecto, o la eliminación de esa información al no corresponderse con la realidad en caso de no existir los impagos por los que nos han incluido. Es importante estar pendiente de estos temas, ya que si no hay notificación de salida de estos archivos, se pueden estar 30 meses en él, en el caso del RAI, y hasta 6 años en el ASNEF.

¿Cómo abandonar el CIRBE?

Al igual que con el RAI y el ASNEF, la única forma de abandonar el fichero del CIRBE es haciendo frente a los pagos que se deben. Es la única forma y la más efectiva. Una vez liquidada la deuda, el banco o entidad financiera dará parte de ello, y se eliminarán tus datos del mismo.

Al contrario de lo que ocurre con los dos ficheros de morosos comentados más arriba, las deudas no expiran a los 6 años. En CIRBE tus datos permanecerán vigentes siempre y cuando no satisfagas hasta la última cantidad de dinero que te reclaman. Por lo que es importante no dejar de lado esta cuestión, porque si no en el futuro se tendrían problemas financieros a la hora de pedir otros créditos.

El único tipo de préstamos a los que se podrían optar son los microcréditos online o préstamos personales, al no superar este tipo de financiación rápida la cifra de 750 euros. Solo se notifica al Banco de España los préstamos de más de 6.000 euros. Esto es bueno saberlo para cuando se tienen que solventar imprevistos del día a día.

Aunque como hemos dicho anteriormente, el estar incluido en CIRBE no es algo necesariamente negativo. Es solo un fichero informativo para llevar un control de los créditos concedidos. En este caso se recomienda no abusar de este tipo de ayuda financiera.

Si te ha gustado o tienes alguna pregunta, puedes comentar este post y te resolveremos tus dudas sin problema. Muchas gracias!

CIRBE y el riesgo de los créditos impagados
Valoración

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.