Cobro de deudas de alquileres: Las claves para la tranquilidad

0
102
cobro de deudas
cobro de deudas

Con el estallido de la burbuja inmobiliaria los criterios del mercado del ladrillo cambiaron radicalmente: donde antes se compraban inmuebles nuevos o usados, no ya como primera o segunda vivienda, sino como elemento especulativo, quedando la figura del arrendamiento en un segundo plano, hoy en día las tornas se han vuelto. Las condiciones económicas de la gente han empeorado notablemente en todo el territorio nacional, en casi todas las capas sociales ,y el mercado de la compra y venta de casas ya no sólo no resulta lucrativo sino que es un pozo en el que aún apenas hoy en día se empieza a vislumbrar la luz de la recuperación lejanamente. En este contexto, en unos casos por conveniencia y en otros porque ya no se cuente con los medios para poderse comprar una casa, aunque sea realmente para habitarla, el mercado arrendaticio ha aumentado en gran medida y, ello sumado al momento de crisis económica del que no terminamos de salir del todo, da lugar a una mayor morosidad en este sector. De este modo, el cobro de deudas de alquileres se ha convertido en un serio problema al que muchos propietarios se enfrentan cada vez más en la actualidad, siendo así que, en 2016, la morosidad en el mercado del alquiler subió hasta casi un 12% en España

En este post profundizamos un poco en este asunto y te damos nuevas y efectivas soluciones.

Actuaciones judiciales y extrajudiciales habituales para el cobro de deudas de alquiler.

¿Qué puede hacer el arrendador cuando no le pagan el alquiler?

Seamos claros: por mucho que se hayan acelerado los trámites judiciales para poder reclamar las cantidades debidas o desahuciar al inquilino moroso, lo cierto es que nadie se quiere ver abocado a un procedimiento judicial, por rápido que pueda ser, con las molestias, gastos e incertidumbres que ello conlleva. Lo habitual es que la persona que tiene arrendada una vivienda tenga el máximo interés en resolver el asunto en vía extrajudicial.

En el juego del cobro de deudas de alquiler hay unas reglas que hay que respetar y, una de ellas, dice que no se puede expulsar a alguien del inmueble que habita sin que exista una resolución judicial que así lo ordene: el desahucio

cobro de deudas

Lo cierto es que evitar tener que acudir a los tribunales es un deseo que, en muchas ocasiones, se vuelve casi utópico, especialmente cuando nos encontramos con auténticos morosos profesionales frente a los que el cobro de deudas de alquiler se convierte en una misión imposible: llamadas de teléfono, mensajes de móvil, emails, cartas… Si no hay predisposición a resolver al asunto por parte del inquilino, la solución con estos medios se vuelve bastante ardua.

Por otro lado, ¿piensas que si el arrendatario no te paga le puedes echar de la vivienda alquilada sin más? Pues te equivocas. En el juego del cobro de deudas de alquiler hay unas reglas que hay que respetar y, una de ellas, dice que no se puede expulsar a alguien del inmueble que habita sin que exista una resolución judicial que así lo ordene: el desahucio. En todo caso, como veremos, el procedimiento para que se pueda llegar a este desahucio se ha tratado de facilitar y acelerar por el legislador, si bien, no se ha mejorado a la hora de otorgar mayores medios o herramientas para lograr el cobro de deudas dejadas pendientes por el inquilino, a salvo de lo que trataremos más adelante sobre la entrada en funcionamiento de ICIRED.

¿Qué actuaciones extrajudiciales puede llevar a cabo el arrendador para el cobro de deudas?

Como decíamos, cuando el arrendador comprueba que los días del mes previstos para que se realice el pago de la renta han pasado y no se lleva a cabo el mismo por el arrendador, puede optar por emprender actuaciones extrajudiciales para tratar de solventar la situación. Ante todo, habrá que estar al caso concreto: no es lo mismo si nos encontramos ante un inquilino que habitualmente cumple con su obligación de pago y que, en un mes concreto, se ha podido encontrar con dificultades económicas o algún otro problema o imprevisto que le ha impedido pagar la mensualidad de alquiler, que si estamos ante un moroso habitual. En el primer caso, la lógica no dice que, antes que perder a un buen inquilino convertido en un deudor coyuntural, es conveniente mostrar mano izquierda y otorgarle facilidades. Con un acuerdo en el que se permita un aplazamiento del pago, probablemente se logrará reconducir la situación satisfactoriamente en cuanto al cobro de deudas en un supuesto así.

cobro de deudas

Si la realidad es otra y el arrendador es, realmente, un moroso consumado, deberemos emprender, preferiblemente, un sistema progresivo de reclamación: es aconsejable comenzar con una primera toma de contacto (llamada telefónica, mensaje o mail) para comprobar ante qué tipo de incumplimiento realmente nos encontramos, uno accidental o uno voluntario y calculado. En segundo lugar, si el impago persiste, nuestra recomendación para el cobro de deudas es que se realice una reclamación formal que deje constancia fehaciente de su envío, a ser posible, mediante burofax con acuse de recibo y certificación de texto. De esta manera, llegados a vernos en la necesidad de tener que interponer un pleito, podremos acreditar ante el juez nuestra buena fe que nos ha llevado a agotar la vía extrajudicial. Otro tipo de envíos (una carta ordinaria o certificada, por ejemplo) no servirán de prueba ante el juzgado en cuanto a su remisión o en cuanto al contenido de lo enviado.

no es lo mismo si nos encontramos ante un inquilino que habitualmente cumple con su obligación de pago y que, en un mes concreto, se ha podido encontrar con dificultades económicas o algún otro problema o imprevisto que le ha impedido pagar la mensualidad de alquiler, que si estamos ante un moroso habitual

En este sentido, siempre es interesante, para los casos en los que exista un avalista del inquilino, realizarle también la reclamación por burofax con anterioridad a la interposición de la demanda, a efectos de que, llegado el momento de encarar la vía judicial, se pueda incluir en la acción también al fiador.

¿Cuáles son las actuaciones judiciales que puede hacer el arrendador para el cobro de deudas de alquiler?

El famoso juicio de desahucio ha recibido reciente modificaciones que no han dejado de generar cierta polémica social por la mayor celeridad y simplificación que se otorga para poder expulsar al inquilino incumplidor de la vivienda.

En la demanda, el arrendador puede pedir el desahucio y la correspondiente recuperación de la posesión del inmueble de su propiedad y, además, el cobro de deudas dimanantes de las rentas dejadas a deber y cantidades asimiladas (facturas de suministros y, en su caso, gastos de comunidad, por ejemplo). La simplificación del procedimiento viene dada por cuanto, si no existe escrito de oposición por parte del inquilino, directamente se pone fin al procedimiento, señalando día y hora para el lanzamiento (la expulsión) del arrendatario y dejando abierta al arrendador la posibilidad de instar inmediatamente la ejecución de los bienes del deudor para el cobro de deudas del alquiler. Además, se procura que no se produzcan los retrasos que venían ocurriendo cuando el inquilino paralizaba el procedimiento en cualquier momento para realizar la solicitud de justicia gratuita, siendo así que ahora sólo podrá hacerlo en el plazo de tres días tras la notificación de la demanda.

cobro de deudas

La Ley prevé que el demandante pueda incluir en su demanda la posibilidad de enervar el desahucio, es decir, dejarlo sin efecto, en el caso de que el deudor pague lo que debe en un plazo determinado, no inferior a quince días, pudiendo incluso plantar alguna quita o eliminación de intereses para facilitar el acuerdo.

Por otro lado, si con anterioridad a la presentación se reclamó fehacientemente al fiador, como hemos visto anteriormente, también se le podrá incluir como demandado.

Para el caso de que el inquilino formule oposición, se señalará día para el juicio tras el que se decidirá lo correspondiente por el juez.

En la demanda, el arrendador puede pedir el desahucio y la correspondiente recuperación de la posesión del inmueble de su propiedad y, además, el cobro de deudas

Como vemos, se simplifica bastante la parte de la expulsión del inquilino de la vivienda, pero en cuanto al cobro de deudas pendientes seguiríamos dependiendo de una ejecución judicial y el embargo de unos bienes y cuentas del arrendatario que, quizás, no tenga porque formalmente aparezca como insolvente, así que… ¿Qué hacer? Sigue leyendo…

El cobro de deudas de alquiler con ICIRED: la revolución llega al mercado de los arrendamientos.

¿Cómo puede ayudar ICIRED al cobro de deudas provenientes de un alquiler de vivienda?

Ya hemos visto cómo, a pesar de haberse simplificado el procedimiento judicial para conseguir la resolución del contrato de arrendamiento con un inquilino que no paga y la expulsión del mismo del inmueble arrendado, las dificultades para obtener el recobro de las cantidades dejadas a deber por el arrendatario moroso continúan siendo las mismas y el coste, molestias e incertidumbres a la hora de acudir a los juzgados sigue, por tanto, siendo la misma.

Con ICIRED el arrendador podrá contar con una poderosa herramienta de presión sobre el inquilino, incluyendo los datos del mismo y de su impago en un listado que puede ser consultado abierta y gratuitamente por cualquier interesado

¿Cómo podemos intentar evitar llegar a la vía judicial y aprovechar al máximo las posibilidades que ofrece la extrajudicial para el cobro de deudas pendientes? La respuesta que nosotros damos es sencilla y, al mismo tiempo, innovadora: ampliando el uso de los ficheros de morosidad a cualquier arrendador, persona física o jurídica, inmobiliaria o particular, profesional del mercado o propietario sin más, que esté padeciendo un caso de impago que no consigue resolver por la vía amistosa.

Con ICIRED el arrendador podrá contar con una poderosa herramienta de presión sobre el inquilino, incluyendo los datos del mismo y de su impago en un listado que puede ser consultado abierta y gratuitamente por cualquier interesado para imprimir sobre sus hombros la presión necesaria como para apremiarle a satisfacer lo que debe si quiere dejar de sufrir los perjuicios dimanantes de estar incluido en un fichero de morosidad. Y no sólo eso: Con ICIRED los arrendadores podrán incluir en sus contratos lo que nosotros denominamos el “documento de salvaguarda”, que es un escrito en el que se informa al próximo inquilino del derecho que se ostenta para comprobar su estado de solvencia en el fichero de morosos y se le advierte de que, en caso de incumplir su obligación de pago, ha de aceptar que sea incluido en el mismo. De este modo, se logra disuadir a potenciales morosos de contratar con quienes saben que no deben y se facilita el camino para el cobro de deudas en el futuro.

¿Qué ha de hacer el arrendador para contar con los servicios de ICIRED?

ICIRED ha tratado de facilitar que todo arrendador de cualquier parte del país pueda utilizar el fichero de modo cómodo, sencillo y sin desplazamientos. La idea es utilizar la web de ICIRED para incluir los datos sobre la deuda y la documentación que acredite el impago. A partir de aquí, se pretende por ICIRED dar cumplimiento con esa recomendación de sistema progresivo que anteriormente explicábamos:

cobro de deudas

Primero se hace un contacto inicial con el deudor para comprobar su reacción al informarle de nuestra actuación en el cobro de deudas y, si no es adecuada, se le envía un requerimiento formal que, no solamente podrá ser por burofax, como venimos aconsejando, sino también por requerimiento notarial, aportando aun más garantía y peso a la reclamación. Hecho esto, si el deudor no entra en razón, se publican sus datos relacionados con el impago en el fichero de morosos y se le envía una notificación por carta certificada, recordándole los perjuicios que va a poder sufrir de continuar en esa situación.

La idea es utilizar la web de ICIRED para incluir los datos sobre la deuda y la documentación que acredite el impago

En ICIRED, además, no es necesario asociarse o pagar cuotas periódicas para que se pueda contar con este servicio. Desistir del mismo tampoco conlleva ninguna penalización y no existe otro gasto distinto al precio, a abonar una única vez, más que ajustado, sin perjuicio de que existan bonos y modalidades especiales, pensadas para profesionales del alquiler.

Como se pretende cubrir todas las posibilidades de recobro existentes, se ofrecen muchas actuaciones complementarias y posibilidades adicionales, razones que nos permiten reafirmarnos en nuestra idea de que estamos ante la revolución en el cobro de deudas de alquiler.

ICIRED busca ser la plataforma de todos los particulares, empresarios y profesionales en la lucha contra la morosidad y, sin duda, no podíamos dejar de lado un sector de enorme y creciente importancia hoy en día como es el de los arrendamientos. El cobro de deudas de alquiler es una de las posibilidades más claras en las que ICIRED puede colaborar, por lo que te animamos a que contactes con nosotros mediante el número gratuito 912 668 043, por medio de la dirección de correo electrónico info@blog.iciredimpagados.com, o que nos plantees tus dudas por el chat que encontrarás en nuestra web.

 

 

 

Cobro de deudas de alquileres: Las claves para la tranquilidad
5 (100%) 3 votes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here