Cómo cobrar a los morosos habituales: la revolución que hará que te sorprendas.

cómo cobrar a los moroso
Cómo cobrar a los morosos habituales: la revolución que hará que te sorprendas.
Valoración

Continuando con la serie de “Cómo cobrar…” iniciada con nuestro anterior post “Cómo cobrar una deuda por las malas: los cinco errores que debes evitar” (si no lo has leído, te dejo el enlace para que lo hagas si no quieres tener problemas al intentar recuperar lo debido), vamos a profundizar en esta ocasión sobre cómo cobrar a los morosos habituales, comenzando por delimitar lo que entendemos por moroso habitual, qué características tiene, qué problemas específicos presenta para cobrar y qué solución novedosa proponemos en ICIRED.

I. Conceptos para determinar cómo cobrar a los morosos habituales.

¿A qué deudor podemos considerar moroso habitual?

Es evidente que resultaría injusto referirnos a una persona o empresa que cae en distintas ocasiones en situación de morosidad como un deudor habitual. Todos podemos entender que, especialmente en esta época de crisis, muchos sujetos del tráfico mercantil se ven en más de una ocasión en serias dificultades para hacer frente a los pagos a los que vienen obligados cada mes, cayendo, de forma más o menos esporádica, en retrasos de mayor o menor duración, a pesar de su buena predisposición.

Hablamos, más bien, del sujeto que actúa con verdadera mala fe, concertando contratos, suscribiendo obligaciones, adquiriendo productos y obviando en todos los casos sus obligaciones de pago

cómo cobrar a los morosos

No es a este tipo de deudor al que nos queremos referir ahora cuando nos preguntamos cómo cobrar a los morosos habituales. Hablamos, más bien, del sujeto que actúa con verdadera mala fe, concertando contratos, suscribiendo obligaciones, adquiriendo productos y obviando en todos los casos sus obligaciones de pago, en la confianza de que, llegado el momento de la reclamación y de intentar forzarle al pago, el acreedor se verá obligado a acudir a procedimientos, judiciales o extrajudiciales, tan largos y costosos que, en muchos casos, sobre todo si la cuantía de lo debido no es muy alta, desistirán de iniciarlos para no arriesgarse a perder más tiempo, esfuerzo y dinero que el que podrían ganar si finalmente logran recobrar.

Incluso, en muchas ocasiones, se trata de personas que, aunque disponen de liquidez o patrimonio, se encuentran formalmente insolventes o con bienes tan protegidos u ocultos, que los procesos ejecutivos de embargo acaban resultando siempre infructuosos.

¿Podemos entender que estos deudores son morosos profesionales?

A la hora de preguntarnos cómo cobrar a los morosos habituales, es posible que pensemos en esa otra figura que en ICIRED denominamos el moroso profesional.

Llamamos moroso profesional a aquel deudor que emplea, no solamente la mala fe en su actuación comercial habitual, sino que conoce y pone en práctica todo tipo de triquiñuelas, algunas más legales que otras, y en ciertos casos directamente delictivas, para eludir el pago de las obligaciones de pago que, por cierto, contrae de manera continua y, en muchas ocasiones, respecto de grandes cantidades.

Llamamos moroso profesional a aquel deudor que emplea, no solamente la mala fe en su actuación comercial habitual, sino que conoce y pone en práctica todo tipo de triquiñuelas, algunas más legales que otras, y en ciertos casos directamente delictivas, para eludir el pago

Son personas que suelen presentar una imagen jurídica impecable y que habitualmente se amparan tras el velo de distintas formas de sociedades mercantiles, que crean, abandonan, domicilian, descapitalizan y que, en general, mueven de manera casi fraudulenta (o fraudulenta del todo), para no verse nunca en la tesitura de tener que pagar los productos o servicios que contratan.

La pregunta de cómo recuperar lo debido por estos deudores conlleva mayor dificultad y, quizás, lo tratemos en otro post más adelante.

En este momento nos limitaremos, y no es poco, a referirnos a ese otro tipo de deudor que no tiene como finalidad, propiamente dicha, ir engañando a quienes contraten con él, pero que sí se aprovecha de la lentitud e ineficacia del sistema para retrasar indefinidamente el pago de lo debido.

¿Qué actuaciones tradicionales de recobro de morosos habituales encontramos?

El asunto de cómo cobrar a los morosos de forma tradicional es un tema del que nos hemos ocupado en distintos posts de este blog, siendo uno de los más recientes el titulado como “Cobranza extrajudicial de impagos” (clica para leerlo).

Respecto de un moroso habitual las posibilidades para tratar de obtener el cobro de lo debido, acudiendo a los medios existentes en nuestro sistema desde antiguo, son similares a los de cualquier deudor, si bien añadiendo ciertos matices.

Siguiendo el esquema utilizado en el mencionado post, podemos señalar las siguientes actuaciones:

  • Intimación personal: Nos referimos a la realización de un seguimiento por teléfono, email, mensajes decómo cobrar a los morososmóvil, cartas o reuniones en persona.

Si estas actuaciones ya resultan agotadoras cuando de un deudor no reincidente se trata, en el caso de deudores habituales llega a resultar desalentador y supone un gasto de energía para el personal de la empresa tal que, finalmente y, ante un nuevo impago por parte del mismo sujeto, incluso llega a desistirse de llevarlas a cabo o se realizan de modo más tibio.

  • Requerimiento de pago extrajudicial formal: Se trata de la reclamación de la deuda por algún medio que deje constancia de su envío y con advertencia de adoptar las medidas legales necesarias para obtener el cobro de lo debido. Los morosos habituales están acostumbrados a recibir este tipo de requerimientos y, además, nosotros como empresarios, lo sabemos. Por eso en muchas ocasiones, esta reclamación mediante, normalmente, burofax con acuse de recibo y certificación de texto, lo pagamos y enviamos casi por inercia… Porque es el siguiente paso en nuestro protocolo de recobro, pero sin ninguna esperanza de obtener resultados positivos. Al menos queda el consuelo de saber que, habiendo realizado el envío en debida forma, podrá tener valor probatorio en sede judicial.
  • Contratación de una empresa de recobro: La externalización de las gestiones de reclamación de impagos es otra de las respuestas habituales a la pregunta de cómo cobrar a los morosos que, en el caso de deudores de este tipo, es bastante recurrente. Y ello porque, conocedores de las dificultades que vamos a encontrar para cobrar lo debido por nuestros propios medios ante una persona así, podríamos pensar que, delegando estas actuaciones en una entidad dedicada precisamente al recobro, sus trabajadores lograrán presionarlo de manera más eficaz para alcanzar la meta.

    Respecto de un moroso habitual las posibilidades para tratar de obtener el cobro de lo debido, acudiendo a los medios existentes en nuestro sistema desde antiguo, son similares a los de cualquier deudor, si bien añadiendo ciertos matices.

Sin embargo, no es tan sencillo… Las posibilidades de actuación de una empresa de recobro, al fin y al cabo, son las mismas que las de cualquier persona (siempre que no queramos caer en aquellas entidades que realizan otro tipo de servicios más agresivos y rayanos, por no decir transgresores, en lo ilegal). Por consiguiente, aunque el desgaste personal será menor, porque va realizando las gestiones otra empresa, la lentitud y dificultades para cobrar serán las mismas, y los costes más altos.

  • Interposición de la correspondiente demanda: La interposición de un juicio, normalmente de monitorio, sigue siendo una opción perfectamente respetable e, incluso, aconsejable. No obstante, no podemos olvidar que se trata de un procedimiento que, aunque previsto para ser rápido y dinámico, finalmente se convierte en largo y pesado, merced a las estratagemas que se pueden emplear para alargarlo o incluso librarse de él.

En todo caso, si logramos obtener una sentencia favorable, como decíamos anteriormente, puede que el deudor se encuentre en situación de insolvencia formal, por lo que nos veríamos abocados a presentar una demanda ejecutiva solicitando un embargo que, difícilmente, obtendrá los frutos deseados.

Ante este panorama, resulta obvio que, por un lado, los profesionales y las empresas deberán proteger sus intereses reforzando las herramientas de prevención de que puedan disponer, y buscando un sistema de recobro más acorde con sus intereses, especialmente en estos casos de recobro a deudores habituales. Pero… ¿Cuál es este instrumento? ¿Existe?

II. Novedades sobre cómo prevenir impagos y como recuperar deudas.

¿Existe alguna posibilidad de prevención de la morosidad para un autónomo o PYME?

Hasta hace bien poco, las únicas opciones con que contaba un empresario o autónomo para tratar de evitar toparse con casos de impago y tener que preguntarse cómo cobrar a los morosos, era solicitar informes de solvencia de las empresas con las que iba a contratar.

cómo cobrar a los morosos

Se trata de un sistema que no deja de tener una utilidad interesante, pero que queda limitado al ámbito de las sociedades y que, por supuesto, tiene un coste que hay que tener en cuenta.

Existe otro método de prevención de impagos, de una gran eficacia y facilidad de uso, pero que, hasta ahora, solamente estaba en manos de las entidades bancarias y financieras y de las grandes compañías de telecomunicación, como es el de los ficheros de incumplimiento de obligaciones dinerarias, también llamados coloquialmente como ficheros de morosidad.

Se trata de un sistema mediante el cual, los asociados a dichos ficheros (las entidades del tipo que acabamos de nombrar), comparten la información sobre las personas, físicas o jurídicas, que incurren en algún impago, de tal modo que, a la vista de esta información, estas entidades evitarán contratar de cualquier modo con la persona deudora en cuestión, esquivando cualquier posibilidad de tener como cliente a un moroso habitual.

Esta herramienta de prevención, de alta eficacia, ha sido trasladada por la entidad ICIRED a cualquier profesional, empresa o incluso particular que tenga un crédito a su favor

Esta herramienta de prevención, de alta eficacia, ha sido trasladada por la entidad ICIRED a cualquier profesional, empresa o incluso particular que tenga un crédito a su favor y que necesite saber cómo cobrar a los morosos, ya sean personas físicas o jurídicas,  de modo que ahora cualquier persona con interés legítimo podrá entrar a este fichero de morosidad y conocer si la empresa o persona física con la que va a contratar tiene impagos anteriores, con la ventaja además de que esta consulta está disponible de modo gratuito.

La puesta a disposición de cualquier persona de un instrumento de prevención tan potente con el que la mayoría no contaba antes, es la explicación del éxito de ICIRED.

¿Cómo cobrar a los morosos habituales mediante ICIRED?

Obviamente, con un sistema de prevención como el descrito, cuando una persona es consciente de estar incluida en un fichero de morosidad, tratará por todos los medios de salir del mismo si quiere continuar operando en el mercado o necesita que le concedan un préstamo o le financien una compra.

cómo cobrar a los morosos

Del mismo modo, saber que se está en ICIRED como deudor implica la misma inquietud, con la diferencia de que no solamente pueden incluir y consultar los bancos y las compañías de telecomunicación, sino cualquier empresa o persona física.

Con ICIRED se ha conseguido dar la vuelta a la tortilla, y ahora es el moroso habitual el que deberá correr a pagar para salir del fichero.

Por tanto, esa persona que se resistía a pagar por considerar que el proceso de reclamación que debería llevar su acreedor iba a ser tan agotador que posiblemente acabara desistiendo o logrando su objetivo dentro de mucho tiempo, es decir, el moroso habitual, ahora se verá obligado a pagar si quiere poder seguir contratando con normalidad o recibir préstamos o financiaciones.

Con ICIRED se ha conseguido dar la vuelta a la tortilla, y ahora es el moroso habitual el que deberá correr a pagar para salir del fichero.

Si no has descubierto ICIRED y te sigues preguntando cómo cobrar a los morosos, entra cuanto antes a nuestra página web y descubre cómo funcionamos, los servicios complementarios que prestamos, las diferentes modalidades de reclamación previa que facilitamos, y los precios por cada publicación, pensados para cualquier bolsillo de modo que el uso del fichero pueda generalizarse y luchar con mayor eficacia contra la morosidad. Llámanos, si lo prefieres, al número gratuito 912 668 043, o envíanos un correo con tus dudas a la dirección info@iciredimpagados.com. También nos las puedes plantear en el chat habilitado en nuestra web.

Artículos relacionados
Cuándo prescribe una deuda y hasta cuándo se puede publicar ... Cualquier profesional o empresario que se dedique al mundo de la reclamación de impagos, reconocerá que una de las cuest...
Cómo cobrar un dinero que me deben. El fichero del que todo ... Cuando un banco, una entidad financiera importante o una compañía de telecomunicaciones grande, tiene un impago, por peq...
Cobrar a clientes morosos: las cinco armas del recobro Eres un profesional o tienes una empresa, quizás proveedora, que trata de sacar su negocio adelante cuadrando como mejor...
Segestión vs Icired Siguiendo con la serie de posts que estamos dedicando a las empresas de recobro más conocidas de nuestro país y comparan...