¿Cuantos tipos de deudores hay?

1
919
tipos de deudores
tipos de deudores

Para una correcta gestión de los impagos, debemos tener en cuenta que no todos los deudores son iguales. Existen diferentes tipos de deudores con distintas características y, sólo actuando acorde con los rasgos distintivos de cada moroso, podremos enfrentar el grave problema de la morosidad con éxito. En atención a las diferencias entre una clase de deudor y otra, podemos distinguir:

I. Tipos de deudores:

El deudor fortuito, que quiere pagar pero no puede. Son sujetos que carecen de liquidez suficiente para realizar el abono de la deuda, pero tienen buena voluntad y es indudable que si dispusiesen de recursos económicos lo harían.

Este tipo de deudores, finalmente paga la deuda, cuando se llega a un acuerdo con ellos, y se les conceden facilidades y plazos de tiempo razonables.

Deudores con una mala organización administrativa, es decir desorganizados, que no saben lo que tienen que pagar. Este tipo de deudor no tiene mala voluntad pero su administración es un caos y desconoce las deudas contraídas.

Los deudores negligentes, los que no se preocupan por la buena organización y gestión de su empresa, y prefieren ocupar su tiempo en otras actividades más lúdicas.

Conocen la existencia de la deuda, y son conscientes de ella, pero no se preocupan del pago.

Deudores circunstanciales, tienen capacidad para pagar, pero están pendientes de la solución de algún litigio. Cuando se ha producido una incidencia negativa en la recepción de la mercancía o prestación del servicio, este tipo de deudor bloquea el pago, hasta que no se resuelva el problema.

Al tratarse de un deudor de buena fe pagará la deuda, si el proveedor resuelve el incidente negativo que provocó el impago.

Deudores intencionales, que no pagan porque no quieren. Son estos los denominados “deudores de mala fe”, que pretenden ganar tiempo y beneficios financieros a costa del proveedor.

Dentro de este grupo podemos distinguir los que finalmente acaban pagando la deuda y el deudor profesional, que no paga nunca, salvo que se lleve el asunto a los Tribunales, y se vea obligado al cumplimiento de una Sentencia Judicial.

II. Otras distinciones:

Esta distinción está realizada sin perjuicio de la regulación que sobre las obligaciones y contratos realiza nuestro Ordenamiento en el Código Civil, basándonos en la intencionalidad y circunstancias de cada deudor, y no respecto a su personalidad, ya sea física o jurídica, o ya sea pública o privada.

En todo caso, estos tipos de deudores se integrarían entre los que hemos desarrollado en el epígrafe anterior, siendo así que incluso las entidades públicas con deudas pueden revelarse como morosas fortuitas (el caso de las administraciones con pocos recursos), desorganizadas (cuando tienen una mala gestión), negligentes (gestión aun peor) o bien pendientes de algún litigio. En este sentido, y referido concretamente a los ayuntamientos, existe una clasificación de los más morosos en nuestro post “Los ayuntamientos que más tardan en pagar“.

De todos estos tipos de deudores, sólo hay un rasgo en común que, por otro lado, resulta obvio: la existencia de una deuda. Esta característica hace que el sistema de prevención de la morosidad y recobro de Icired sea el idóneo, aunque resulte conveniente agotar todas las vías amistosas con respecto a los deudores no intencionales. Si entras en nuestra página, podrás conocer las ventajas que tenemos pensadas para ayudarte con tu negocio.

¿Cuantos tipos de deudores hay?
Valoración

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.