Deuda subordinada: información necesaria

0
276
deuda subordinada

Habitualmente solemos escuchar expresiones y términos como “Deuda Subordinada”, referencia catastral y más términos que no logran concordar con nuestro entendimiento. En ocasiones esto no implica una dificultad para nuestro desarrollo como personas, sin embargo, siendo individuos de una sociedad en constante evolución, es importante que conozcamos aquello que nos conviene enterarnos como ciudadanos y sujetos de derecho.

En este post vamos a hablaros de la Deuda subordinada, por lo tanto, conviene que puntualicemos y aclaremos de qué trata exactamente esta figura dentro del sistema económico de nuestra nación. Siendo particulares susceptibles de la contraer deberes y derechos, es lo más responsable lograr conocer de qué manera estas obligaciones pueden apañarnos pros o contras.

 

Concepto de la Deuda Subordinada

La Deuda Subordinada es considerada en el ámbito crediticio como un producto que cede títulos valores, que a su vez, poseen el carácter de renta fija con rendimiento explícito. Esta mescolanza característica hace ver a la Deuda Subordinada ante la mirada experta como un Titulo Híbrido de Capital. El plazo de vencimiento de esta deuda es mayor a un año, por lo tanto se considera como un producto financiero a largo plazo.

Dicho producto regularmente es ofrecido por entidades de crédito, con la premisa comercial de que estos ofrecen una rentabilidad más favorable con respecto a los demás activos de deudas. El pago de este está subordinado en escala relativa con los acreedores comunes, por lo tanto la rentabilidad está condicionada por la posibilidad de desistir de la capacidad  de cobro en caso de que se liquide o se extinga la sociedad.

El orden de beneficio en esta sociedad en caso de bancarrota será primordial la capacidad de cobrar de los acreedores comunes y en caso de que resten activos de esta misma, cobraran los poseedores de la deuda.

Esta se puede diferenciar de otras deudas es por el hecho de que al momento de contraerse, son explicadas una serie de condicionantes que deberá cumplir el deudor o cliente para poder hacerse del cobro de lo estipulado en un contrato previamente celebrado.  

Básicamente esto último se puede definir como una previsión de hechos tal como: si a partir de la contracción de la deuda como obligación existe un beneficio financiero, entonces el deudor tendrá el pleno derecho de cobrar.

Entonces bien, una vez indagado estos puntos incisivos respecto la Deuda Subordinada, se puede convenir la enumeración de las características de esta misma para explayar de manera más concisa lo que hasta ahora sabemos de ella.

Las características más destacadas de la Deuda Subordinada:

  • Se considera un Titulo Hibrido de Capital; por conservar elementos tanto de acciones como de deudas comunes.
  • Tienen carácter de renta fija y de rendimiento explícito.
  • Denotable como Producto Financiero a Largo Plazo; pues el plazo de vencimiento supera el periodo temporal de un año.
  • De rentabilidad condicionada; esta rentabilidad se presupone en casos donde se prevean sucesos por o entre los contratantes.

 

Adquisición y Transmisión de la deuda Subordinada

La adquisición de una obligación por medio de la contracción de una deuda subordinada suele ser la cuestión probablemente mas cuestionada en este sentido. Lo regular del caso sería recibir el ofrecimiento del producto a través de la presentación de un contrato.

Este contrato deberá ser suscrito por las partes que pretendan beneficiarse entre si y solo después de ser suscrito empezara a correr el plazo de función y vencimiento de la renta crediticia del producto.

La conveniencia financiera de beneficios causados entre el deudor y el acreedor dependerá de las circunstancias causales que debieron ser fijadas en el contrato como objeto provisorio condicional de las mismas.

Y en caso de que la obligación requiera ser transmitida por causa voluntaria o involuntaria dentro de la relación financiera, esta dependerá de las circunstancias del deudor o de los deudores.

En caso de que sea un deudor particular y esto no pudiese comparecer a la deuda se transmitirá el derecho de beneficio por cobrar y el deber de pago a quien se haya predispuesto en el contrato, y en caso de que no hubiera a quien transmitírsela, dependiendo del servidor, se extinguiría la relación o se transmitiría al sucesor próximo del primero deudor.

 

Tipos de Deuda Subordinada

A pesar de tener una explicación básica fundamental de lo que es la Deuda Subordinada conviene traer al plano a los distintos tipos de deuda que puede existir dependiendo del tipo y momento convenido de vencimiento.

Respecto a esto último, los tipos de Deuda Subordinada pueden ser:

  • Redimible; cuando se devuelve el principal de la inversión en fecha determinada.
  • No Redimible; cuando se trata de una inversión indeterminada y el principal no se devuelve.
  • Canjeable; cuando el principal se devuelve a cambio de las acciones que sean equivalentes en el momento determinado de la devolución.
     

Rentabilidad de la Deuda Subordinada

Cuando se conviene un beneficio estatuido dentro de la obligación por contrato del producto de deuda Subordinada se debe prever la posibilidad de que este efectivamente se materialice debidamente.

Para poder tener la certeza de que esto resulte de esta manera no podemos remitirnos únicamente a las probabilidades dependiendo de los criterios de mercadeo y demás consideraciones mercantiles y financieras dentro del sistema económico en el cual se desarrollan estos contratos.

Por lo tanto, es preferible fijar la atención en las posibilidades ya materializadas, en las oportunidades en las que la contracción y realización de estas deudas se han realizado.

Entonces, bajo un criterio analítico basado en el estudio sistemático de las múltiples instituciones de crédito que pueden ceder estas deudas como servicio prestado a los clientes articulares podemos obtener datos poco precisos y mayoritariamente inclinados a la desventaja del cliente.

La posibilidad de que la rentabilidad de esta deuda sea positiva para el cliente es que  las condiciones que sean estipuladas en el contrato al momento de contraer la deuda sean plenamente dadas y cumplidas respecto a las circunstancias previstas en este mismo.

Tributación de la deuda subordinada

Debido a la realidad imperante de vacío legal en cuanto a la tributación de la deuda subordinada, el legislador se vio en la obligación de incluirlas mediante ley, a través de: reglas especiales de cuantificación de rentas derivadas de deuda subordinada y participaciones preferentes, dicha normativa fue publicada en el Boletín Oficial del Estado.

La aplicación de estas reglas se efectuara por medio de:

  • Canje o conversión, a partir de ahí se creara el mantenimiento de centrado en fiabilidad o confiabilidad, centrado en la diferencia de los valores de otros títulos obtenidos y el de las participaciones preferentes
  • Por la venta de nuevas acciones u obligaciones, esto dependerá de si los títulos generan obligaciones o acciones, es decir, si los títulos son nuevos producirá mantenimiento centrado en la confiabilidad. Si son títulos de acciones puede acarrear una pérdida  del patrimonio, en el cual se agrega la base imponible del ahorro (cuando ha transcurrido más de un año en la conversión) y la base imponible general (si pasó menos de un año)

De la aplicación de las reglas especiales en materia fiscal surge:

La Ley antes mencionada prevé que los contribuyentes que hayan recibido compensaciones pueden elegir alguno de estos métodos:

  • Hacer la declaración de un único mantenimiento centrado de fiabilidad o confiabilidad y unirlo a la Base Imponible del Ahorro
  • Puede aplicar las reglas generales antes presentadas, no obstante, de la venta de las acciones puede bajar el mantenimiento centrado de confiabilidad, como consecuencia de la pérdida patrimonial de la Base Imponible General, esto como consecuencia de la venta de las acciones y que no haya podido efectuar la compensación por medio del procedimiento general de integración y compensación de rentas

Es factible la posibilidad de que para los titulares de deuda subordinada en los que sus contratos hayan sido declarados nulos a través de sentencia judicial, puede solicitar la rectificación de las autoliquidaciones pertinente al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y obtener el pago de los ingresos debidos de forma extraordinaria y limitada de acuerdo a los rendimientos del contrato y de las retenciones aplicadas a los mismos.

Para acceder a este procedimiento es preciso que el contribuyente presente el formulario para que se identifiquen las autoliquidaciones, este estará disponible en la sede electrónica de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria.

 

Diferencia entre deuda subordinada y preferentes

A la hora de elegir un valor o crédito de sociedades o entidades de crédito, es necesario saber las diferencias entre uno y otro, de esta  manera estará consciente de los puntos positivos y negativos de cada uno, en este caso es sobre la deuda subordinada y la participación preferente, es por ello que se expresan las siguientes diferencias

Si bien, las participaciones preferentes son emanadas de una entidad financiera, estas son perpetuas o duraderas, no tienen una fecha de vencimiento; mientras que las deudas subordinadas si tienen una fecha de vencimiento. De modo accesorio, ninguno de estos títulos está respaldado por el Fondo de Garantías de Depósitos

En caso de quiebra de la sociedad, el orden de prelación de las deudas subordinadas esta antes que las participaciones preferentes, los titulares de estas son los últimos en cobrar. Los titulares de valores de deudas subordinadas están en un espacio intermedio

Las participaciones preferentes son susceptibles de tener más riesgos en cuanto al pago de las mismas, ya que estas dependen de las fluctuaciones del mercado y de los beneficios que pueda obtener la entidad de crédito para el pago distribuible de las mismas, es decir, del estado de solvencia de la sociedad

Es aconsejable que para optar por las participaciones preferentes, sé tengan suficientes conocimientos en finanzas para no perder los ahorros o el capital invertido en las mismas, estos son productos provenientes del sector financiero que están en constante riesgo

Podría decirse que son un capital de riesgo, parecido a las acciones de las empresas compradas en la bolsa de valores; la diferencia reside en que, las participaciones preferentes no son acciones, sólo es un título valor por el cual el titular percibe beneficios distribuibles del Banco y se cotizan en mercado secundarios  

La deuda subordinada al igual que las participaciones preferentes son valores de renta fija, salvo que la primera necesita de un rendimiento explícito, es decir, que el monto está supeditado al nivel de los beneficios

La amortización de las deudas subordinadas es más segura que en el caso de la participación preferente, esto es debido al orden de prelación.

El titular de las deudas subordinadas puede cobrar obligatoriamente lo que le corresponde, en el caso de la participación preferente esto no sucede, pues el titular sólo percibirá ingresos si el Banco esta solvente o si genero ingresos distribuibles

Las sociedades no dependen de la emisión de estos títulos, porque en ningún caso otorgan derechos políticos o de participación a los titulares de dichos créditos, no intervienen en las decisiones de la empresa ni en su capital

Las deuda subordinada es un bono que está condicionado a  que los otros acreedores hagan efectivo primero su crédito, luego de estos es que los tenedores de la deuda subordinada podrán cobrar sus intereses

Este es el caso en que esta deuda pueda ser “especial” y obtener el carácter de duradero, allí se asemejaría a la participación preferente, en cuanto al riesgo de ganancias o pérdidas que se generen

Las deudas subordinadas y las participaciones preferentes, se parecen en que ambas son susceptibles solamente de venderse en mercados secundarios, por lo cual pierden liquidez, esto se traduce en que al ser vendidas no podrá superar el precio al que se obtuvieron, es decir, produce perdidas incluso al venderse en el mercado secundario

 

Al final, quien puede salir perdiendo son las personas que accedan a estos valores, el banco no pierde nada, en el caso de quiebra y liquidación, los primeros en recibir la liquidación son los accionista y demás acreedores que estén antes en el orden de prelación de la deuda

 

Deuda subordinada: información necesaria
5 (100%) 2 votes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.