Deudas en mi pareja de hecho: ¿me afectan?

0
239
Pareja de hecho deudas

Planear y organizar una vida en pareja no siempre es fácil, ya que depende de muchos factores, tanto internos como externos. Por eso hay que tener el mayor número de información si se va a formalizar legalmente. Por eso en este artículo os hablaremos sobre la pareja de hecho y todo lo que ello conlleva, desde los documentos para aportar para solicitar serlo, a los derechos que se tienen en dicho régimen, obligaciones legales y financieras o diferencias respecto a otro tipo de unión entre parejas como la matrimonial, entre otros aspectos.

Pareja de hecho, definición

Una pareja de hecho es aquella que, independientemente de la orientación sexual, decide convivir de manera estable dentro de una relación sentimental. De una forma más clara, vendría a ser como un matrimonio, pero con algunas variaciones en cuanto a los derechos y las obligaciones de los interesados. Entre esas diferencias, al contrario que el matrimonio, esta variante no está recogida en la Constitución Española. En los últimos años se ha incrementado el número de parejas que prefieren iniciar estos trámites, en vez de pasar por el altar o por el registro civil para ser marido y mujer. Por lo que ha llevado a administraciones y a las distintas comunidades autónomas a ir perfilando los distintos puntos, y perfilando aún más sus condiciones, a favor del ciudadano.

En los siguientes puntos explicaremos todo lo que necesitas saber para poder llevar a cabo los trámites para solicitar ser pareja de hecho, así como las diferencias y similitudes que existen con la conyugal.

Trámites y documentos para ser pareja de hecho

¿Dónde debemos formalizarlo?

Cada comunidad autónoma se rige por una normativa diferente respecto a este régimen para oficializar una relación sentimental y de convivencia. Por lo que recomendamos que para una consulta más personalizada según el lugar de residencia, es mejor que contactes con un profesional en estas cuestiones que te resuelva todas tus dudas y te oriente bien sobre qué hacer al respecto, así como las obligaciones y derechos correspondientes al ser pareja de hecho.

Para la realización de este artículo hemos consultado diferentes fuentes administrativas, pero la que mejor lo explica todo es la de la Junta de Andalucía. Por lo que vamos a tenerlo como ejemplo para desarrollar esta información, pero como decimos en cada comunidad hay un reglamento distinto. Tan solo tomaremos la andaluza como punto orientativo.

Para la oficialización de una pareja de hecho, nos dice en su página web oficial, que hay que inscribirse en el Registro de Parejas de Hecho de la Comunidad Autónoma de Andalucía, como sería este ejemplo. Pudiéndose realizar esta acción burocrática en las Delegaciones Territoriales de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales o en el Ayuntamiento correspondiente a la localidad donde se resida, es decir, donde estén empadronados ambos o uno de los miembros de la pareja. Como se indica en la Ley 5/2002, de 16 de diciembre, de Parejas de Hecho, en su art. 5.2, su constitución deberá hacerse con la “comparecencia personal de ambos interesados ante el titular del órgano encargado del Registro correspondiente”.

También se puede formalizar ante un notario.

¿Qué requisitos debemos reunir?

Al igual que para unirse una pareja en matrimonio, la solicitud de pareja de hecho lleva consigo una burocracia adosada. Antes de comenzar ningún trámite deberás consultar en la Ley 5/2002, de 16 de diciembre, de Parejas de Hecho, así como en el Decreto 35/2005, de 15 de febrero, donde viene recogido su reglamento, y en él se puede mirar si se reúnen los requisitos para dicha formalidad. En el art. 5, de este último más concretamente, se indica todo. Para acreditar que efectivamente se cumplen con todos los requisitos se deberán presentar una serie de documentos que así lo atestiguan. A continuación los indicamos:

  • Identificación personal.
  • Estado civil.
  • Ser mayores de edad o menores emancipados.
  • No estar incapacitados judicialmente.
  • No estar unidos en matrimonio, en pareja estable no casada con otra persona, ni estar inscrito ya como pareja de hecho con anterioridad en cualquier Registro, sin que conste una baja previa.
  • No ser parientes en línea directa por consanguinidad o por adopción en segundo grado.
  • Tener la residencia habitual en un municipio de la Comunidad donde se solicita.
  • Declarar obviamente la voluntad de querer formar pareja de hecho.

¿Qué documentos se necesitan?

Una vez que ya se sabe dónde hay que oficializar este trámite y si reunimos los requisitos, hay que conocer qué documentos serán necesarios para que sea efectiva la inscripción. Se deberá acudir a la Delegación Territorial de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, o al Ayuntamiento con la solicitud cumplimentada. Ésta se puede descargar de la página web de la Junta de Andalucía, recordamos que hemos tomado esta comunidad como ejemplo, obviamente esto se podrá realizar en las webs de la correspondiente a tu lugar de residencia.

A esta solicitud se tendrán que añadir los siguientes documentos:

  1. Copia de los documentos de identificación de las personas que solicitan ser pareja de hecho (como puede ser DNI, Pasaporte, tarjeta de residencia o equivalente).
  2. Padrón municipal actualizado. Su fecha de expedición no puede ser superior a 3 meses a la fecha en la que se va a presentar la solicitud en el Registro.
  3. Certificado del Registro Civil que acredite la emancipación de ambos miembros.
  4. Certificado que acredite el estado civil de ambos solicitantes, ya que como hemos indicado más arriba no pueden estar ni casados ni dentro de esta formalidad, sin que conste una separación oficial. Este certificado será el original, y la fecha de su expedición no debe ser superior a 6 meses anteriores a la fecha de presentación de la solicitud. Así se recoge en el art. 252 del Reglamento del Registro Civil. Se deberá presentar: Certificación de nacimiento y fe de vida y estado (soltería, divorcio o viudedad). Y en caso de divorcio o viudedad por parte de alguno de los solicitantes deberá acreditarse de la siguiente manera: Divorciados/as: Certificación de matrimonio con inscripción marginal del divorcio o nulidad. Viudos/as: Certificación de matrimonio y Certificación de defunción del cónyuge fallecido.
  5. Declaración de no ser parientes de línea directa, ni por adopción ni por consanguinidad de segundo grado.
  6. Declaración de no estar incapacitado para prestar consentimiento.
  7. Declaración de no estar inscrito como pareja de hecho en ningún otro Registro.
  8. Declaración de no formar pareja estable o casada por otra persona.
  9. Escritura Pública o medio que acredite de la voluntad por ambas partes de querer formar una pareja de hecho.

¿Cuánto cuesta solicitar ser pareja de hecho?

Este proceso tiene un gasto económico que detallamos a continuación. Esta escritura no tiene un precio fijo, por lo que hay que sumarle unas variables para obtener su precio concreto. Parte de una cuantía mínima de 36,06 euros fijada por el Gobierno en la ley reguladora del arancel notarial. El precio total variará según la extensión del documento.

  • A esa cantidad mínima hay que sumarle 6,01 euros por cada folio, a partir del quinto.
  • La copia original se la queda el notario, por lo que la que se llevará el interesado tendrá un suplemento de 3,05 euros por folio, y a partir del número 12, será 1,50 euros.
  • La copia simple, que también se entregará a los interesados, tendrá un precio de 0,60 euros por folio.
  • Si fuera necesario el desplazamiento del notario, se deberá sumar 18 euros/hora.
  • Aparte de esto, hay que añadir fuera del arancel notarial el papel timbrado, 0,15 euros por folio y la apostilla de La Haya. 14,97 euros, en caso de ser trámite normal, y 29,94 euros, si es urgente. Aunque esto último es opcional, si ambos interesados quieren darle reconocimiento internacional a la unión en un país en concreto.
  • Además hay que sumarle al valor añadido el correspondiente 21% de IVA.

Principales motivos para ser pareja de hecho

Como decíamos al comienzo de este artículo, si estás pensando en formalizar tu relación, deberás tener muy presentes todas las variantes, así como sus pros y sus contras, ya que las relaciones entre las personas a veces pueden llegar a ser algo complicadas. Además hay que tener en cuenta qué es lo que se busca en esta unión oficial. Por eso vamos a exponer las similitudes y diferencias entre ser pareja de hecho y ser cónyuges.

Similitudes entre ambos regímenes

Las similitudes las encontramos en lo referente a 3 aspectos importantes:

  • Hijos. Tanto parejas de hecho como matrimonios tienen los mismos derechos y obligaciones con respecto a sus hijos. Cuando se lleva a cabo una separación en ambos regímenes se siguen los mismos pasos, tanto en lo concerniente a las medidas legales a tomar, como la guarda y custodia de los hijos, la pensión alimenticia o el régimen de visitas, así como los derechos sucesorios. Estos derechos se protegen en todas las comunidades.
  • Defunción sin testamento. En el caso de que ambos miembros de la pareja no hayan dispuesto en vida de un testamento con sus últimas voluntades, los derechos se equiparan tanto en pareja de hecho como en matrimonio. Aunque hay que tener en cuenta que esto solo ocurre actualmente en las comunidades de Aragón, País Vasco, Baleares, Cataluña o Navarra.
  • Pensión de viudedad. La pareja de hecho tiene derecho a solicitar pensión de viudedad en caso de fallecimiento del otro miembro de la pareja, pero deberá acreditar una convivencia por un periodo previo de 5 años y que los ingresos del que sobrevive no superen un límite estipulado por la Seguridad Social.

Diferencia entre ambos regímenes

Las diferencias las encontramos en 4 aspectos:

  • Permiso laboral. Al contrario que cuando hay una unión matrimonial, al oficializar la situación sentimental como pareja de hecho no le corresponde al trabajador un periodo de vacaciones. Actualmente el Estatuto de Trabajadores no lo recoge. A no ser que sí lo haga el Convenio Colectivo del propio interesado.
  • Pensión compensatoria. En el caso de disolución de la pareja, solo está contemplado y regulado este aspecto en las comunidades autónomas de Aragón, País Vasco, Navarra, Cantabria, Baleares y Cataluña. En las que aún no lo está se tiene recurrir por la vía judicial, y determinar un juez si corresponde una pensión o no para quien lo solicita.
  • IRPF y Hacienda. Al contrario que en el régimen conyugal, las parejas de hecho no tienen derecho a tributar de manera conjunta en la declaración del IRPF.
  • Régimen económico. De entrada, a una pareja de hecho no se le aplica ningún régimen económico, ni el de gananciales ni el de separación de bienes, como sí ocurre en un matrimonio. Es tarea de la pareja pactar en qué régimen quieren formalizar su relación e inscribirlo en el registro.

Aunque como hemos dicho varias veces, todo esto dependerá de la comunidad autónoma en la que se resida, por lo que siempre recomendamos consultar con un profesional que resuelva todas las dudas al respecto.

¿Cómo se puede deshacer una pareja de hecho?

La pareja de hecho se puede romper oficialmente como el matrimonio. Pero al contrario que este último caso, la extinción de la pareja de hecho es mucho más rápida y fácil, ya que no necesita de juzgados ni de notarios de por medio. Además el criterio para formalizar esta relación es más abierto en cuanto a las opciones que alegar:

  • Un común acuerdo entre los interesados que se deberá formalizar ante un notario en escritura pública.
  • El fallecimiento de uno de los miembros de la pareja.
  • El matrimonio de cualquiera de los dos.
  • Por cese en la convivencia  de la comunidad familiar.
  • Decisión tomada de manera unilateral, siempre que sea notificada a la otra parte.

En caso de extinción de la pareja de hecho, que ha sido previamente formalizada o bien mediante notario o por inscripción en el Registro de Parejas, es obligatorio para que así conste y no haya problema en un futuro con esta situación, que ambos (juntos  o por separado) acudan para que se oficialice esta decisión.

Tipos de régimen en parejas de hecho

Como hemos comentado anteriormente, cuando dos personas deciden oficializar su relación como pareja de hecho, deberán pactar ante un notario, en una escritura pública, en qué régimen económico van a querer vivir, y con vista también a una posible ruptura. Es una decisión complicada de tomar, pero en la que hay que pensar a largo plazo, ya que al producirse un cese en la convivencia será más fácil de gestionar todo.

Gananciales

Las parejas que decidan pactar por una comunidad de bienes (sociedad de gananciales) estarán sujetas a las siguientes pautas:

  • Bienes adquiridos. Como es habitual en este régimen, cualquiera de las dos partes que adquiera cualquier tipo de bien durante la convivencia, se declarará como común. Por lo que en caso de ruptura este se dividirá por la mitad o el valor que tenga, para cada uno de los interesados.
  • Vivienda. En el caso de que la vivienda de la pareja haya sido adquirida por uno de sus miembros, éste no podrá llevar a cabo ninguna disposición sobre ella sin el previo consentimiento de la otra parte. Esto será así mientras dure la convivencia.
  • Alimentos. Es obligatoria que durante la convivencia de la pareja se proporcionen alimentos entre ellos.
  • Bienes de ambos. Estos estarán sujetos a las cargas familiares que sobre ellos pesen.
  • Compensación económica. Al finalizar la convivencia, uno de los miembros de la pareja puede solicitar una pensión compensatoria en el caso de haber dedicado su trabajo a la comunidad familiar y al cuidado del hogar durante ese periodo.

En caso de no existir ningún pacto al formalizarse la relación de hecho, se deberá acreditar con documentos los derechos sobre cada uno de los bienes de los que esté formado el patrimonio de la pareja.

Separación de bienes

Es el régimen económico que más en auge está hoy en día, quizás porque es el que mejor se adapta a las vidas de las parejas en la actualidad. En él ha tenido mucho que ver la incorporación al mundo laboral de la mujer.

  • Efectos patrimoniales. En la separación de bienes se reconocen como individuales el patrimonio que cada miembro de la pareja haya adquirido con anterioridad a la unión y/o con posterioridad a ésta, en el caso de haber firmado esta opción. Cada uno gestiona, administra y dispone de sus bienes de manera independiente. Tan solo pertenecerán a ambos aquellos bienes que hayan adquirido conjuntamente.
  • Cargas familiares. En cuanto a cómo sostener las cargas familiares, se establece que cada uno de los interesados tiene la obligación de participar proporcionalmente al hogar, en el aspecto económico, a su capacidad económica.
  • En caso de separación. Al no haber patrimonio en común, no hay que hacer liquidación de los mismos, lo que hace más cómodo y fácil el proceso. Tan solo se deberán liquidar los adquiridos conjuntamente y en el porcentaje que previamente se haya pactado.

Deudas en mi pareja de hecho

Una de las dudas que surgen ante una unión es si al oficializarse esto, las deudas que haya contraído previamente una de las partes, afectará a la otra persona. Lo cierto es que no afecta, porque al contrario de como ocurre con el matrimonio, en la pareja de hecho no existe un régimen económico, como ya explicamos anteriormente, por lo que si no hay una declaración ante notario que indique cómo gestionar los bienes contraídos de esa unión, se regirá como una separación de bienes absoluta.  Por lo que los bienes y/o responsabilidades generadas por una parte de la pareja no afectará a la otra.

Ocurre lo mismo con los bienes recibidos a través de una herencia, que son siempre privativos. Si se rige por este régimen, será de uso exclusivo por el beneficiado. Y lo mismo ocurre con las deudas.

Aun así cada caso se debería estudiar individualmente, ya que hay que tenerse en cuenta varios factores, como si es una empresa, la participación en dicha actividad, etc.

 

Deudas en mi pareja de hecho: ¿me afectan?
5 (100%) 2 votes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.