Factura ¿Qué es y cuantos tipos hay?

0
15
factura

¿Qué es una factura? ¿Qué utilidad tiene la factura? ¿Cuántos tipos de facturas hay? En este artículo vamos a profundizar en la factura; el documento legal, fiable y económico que todos conocemos, puesto que se utiliza para la realización de una compraventa, ya sea de bienes o de servicios.

De hecho, los problemas que acontecen a una factura impagada o a una factura sin cobrar son dolores de cabeza, en ocasiones de gran envergadura, que pueden empezar con la inclusión del deudor en una lista de morosos y terminar en embargos indeseados, entre otros impedimentos.

Para solventar un incordio de estas características, lo más aconsejable es recurrir a Icired Impagados y cualquier tema de deudas e impagos se podrá solucionar. Pero antes de anticipar los acontecimientos, daremos definición a la factura, su función, los tipos de recibos que existen y las formas más recomendables e infalibles para encontrar una resolución a los problemas de facturas impagadas.

¿Qué es y para qué sirve una factura?

Daremos la definición de una factura como un informe en forma de documento que autentifica la información de una prestación de servicios o de una venta, así como de una compra o el haber recibido un servicio.

Se trata de la prueba física demostrativa de una operación totalmente legal, realizada entre dos partes, es decir, verifica la operación y los impuestos correspondientes satisfactoriamente.

Así que su función es la de informar y describir de manera concisa y clara los detalles de una operación de compraventa o de servicios. Siendo a su vez, una acreditación que justifica la realización correcta de la operación comercial. En las operaciones mercantiles es obligatorio efectuar una factura, ya que incluye los datos relevantes de dichas operaciones.

Además de todo ello, este documento se caracteriza por tener una validez legal, siendo pieza clave para Hacienda en las empresas, las cuales deben incluir en sus declaraciones los desembolsos e ingresos, entre los que se adjunta el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido). Por consiguiente, todos aquellos gastos que no exista una factura correspondiente, no se podrán incluir como desembolsos en la contabilidad de la empresa, puesto que no figurarán legalmente como gastos a efectos tributarios.

Encontramos muchos casos en los que se necesita una factura, como por ejemplo, tener que exigir un pago a un deudor o justificar la garantía de dicha operación ante cualquier problema que pueda surgir a posteriori de la compraventa u operación comercial de servicios.

Elementos básicos de una factura

Para la elaboración correcta de una factura, se deberán incluir en ella los 9 aspectos más relevantes. O dicho de otro modo, los elementos básicos que deberían aparecer en este documento legal:

Datos del emisor

En este primer punto deberá figurar el nombre y apellidos, domicilio, NIF o CIF, teléfono y/o correo electrónico de la persona que emite la factura.

Número: 

Aquí deberá aparecer el número correspondiente de dicha factura, es decir, el número correlativo correspondiente según si es la primera, segunda o cuatrocientos. Sea cual sea.

Fecha: 

Deberá citar la fecha de la emisión de la factura, añadiendo además del día, el mes y el año.

Datos del remitente

En este otro punto aparecerán los datos del remitente de la factura, del mismo modo que en el primer punto aparecen los datos del emisor. Se podrán incluir también otros datos que sean necesarios entre los mencionados, si conviene.

Concepto: 

Se trataría de la descripción del producto o servicio por el cual efectuamos la factura. Un ejemplo es el de “prestación de suministro del gas” o “venta de unas gafas de sol”.

Resultado antes de impuestos: 

En este caso hablamos del coste antes de añadir el IVA o IRPF, es decir, el coste sin los impuestos correspondientes añadidos.

Impuestos: 

Generalmente se incluye el IVA como principal impuesto, entre el IRPF u otros impuestos según el caso. Lo más común es que las facturas emitidas sumen el 21% de IVA, siendo exentas de incluirlo algunas empresas con régimen especial en función del producto que se comercialice. Así como algunas que por algún motivo están dentro del régimen del IVA reducido.

Importe total

Es el resultado total de la factura, el precio a pagar o a recibir según si somos emisor o remitente. Se obtiene tras la suma de los impuestos con el resultado antes de impuestos.

Método de pago

Detallar el método por el que se va a efectuar el cobro de la factura. Normalmente se efectúa por transferencia bancaria, a través de tarjetas de crédito o dinero en mano, dependiendo del tipo de producto o servicio.

 Tipos de factura

Tras las numerosas operaciones mercantiles de distinto índole que se pueden realizar dentro de los negocios, existen 6 clases o tipos de factura. Cada una de ellas tiene una función característica y su utilidad varía según su uso. De entre estos 6 tipos, hemos seleccionado las más estándar y utilizadas más a menudo.

Sigue leyendo y conoce los distintos tipos de recibos más conocidos y su finalidad:

Factura Ordinaria

Se trata de la factura más corriente y común, asimismo la de mayor utilidad. Establece el documento físico de una operación comercial, ya sea una compraventa o prestación de servicios.

La información que incluye esta clase de factura es la misma antes mencionada. Es decir, detalla los datos del emisor y del receptor, así como del importe de la operación, entre otros.

Factura Simplificada

A diferencia de la factura ordinaria, este tipo de recibo, conocido también como “ticket”, no incluye los datos del receptor del recibo. No obstante, si dicho receptor lo cree necesario para la posibilidad de deducir el IVA del gasto, está en todo su derecho de solicitarlo.

Este tipo de factura se utiliza con frecuencia cuando el Reglamento de Facturación permite la factura simplificada en una operación mercantil.

Factura Electrónica

La factura electrónica está creciendo por momentos y no es de extrañar, ya que además de ser el futuro, es una alternativa legal y sostenible. Esto se debe a que no está hecha de papel, ni es física, pero tiene la misma autenticidad legal que cualquier otro tipo de factura.

Su característica principal es que su formato es electrónico, se recibe y emite de manera online. Como todas las facturas, deberán estar firmadas de igual modo y para ello será necesario que estén firmadas electrónicamente de manera legal (certificado electrónico reconocido).

Unas de las ventajas de la factura electrónica, a parte de no consumir papel, es la facilidad para las transacciones, reducir las cargas administrativas y elevar la seguridad jurídica dentro del tráfico de la economía.

¿Qué ocurre con una factura impagada?

Cuando una factura no se paga por problemas económicos o simple descuido, lo primero que recibiremos es un aviso. No siempre es así, puesto que si la factura impagada la emite una empresa de gran auge, puede que nos hayan inscrito en una lista de morosidad.

Tanto si tu caso es el primero o el segundo, lo mejor es saldar la deuda para evitar problemas mayores. Las facturas impagadas pueden traernos verdaderos calvarios si no se pone una solución rápida. En caso de no estar seguros de deber realmente la cuantía adeudada, deberemos ponernos en contacto con la entidad emisora del recibo.

Antes de nada, lo mejor es intentar solucionar el problema desde la raíz, aunque si no consigue poner fin al error, siempre puede contar con los profesionales de Icired Impagados para que le echen una mano.

¿Qué sucede con una factura sin cobrar?

Cuando somos la parte contraria de la situación, una factura sin cobrar puede ser difícil de conseguir si no se busca un remedio adecuado. Muchas veces las facturas sin cobrar pueden ser por muchos motivos, ya sea una entidad privada o individuo quién nos deba la cuantía monetaria, debemos actuar cuanto antes.

Las situaciones de deuda se suelen agravar cuando se dejan pasar, convirtiendo el problema en mayor y afectando de manera peligrosa a nuestra economía. Este tipo de malos tragos, suelen influir en nuestro bienestar personal y producirnos otros problemas correlativos. A nadie le gusta que le deban dinero, ni mucho menos, cuando las condiciones generales económicas de la sociedad actual se han visto afectadas por la reciente crisis.

Desde Icired Impagados te brindamos un gran abanico de opciones para solicitar la reclamación de un recibo sin cobrar por un coste muy asequible. Nuestros especialistas utilizarán el método apropiado, siempre según el caso, para recuperar el dinero que te pertenece. Un ejemplo es que poseemos un fichero de morosos muy competitivo y del cual nadie le gustaría pertenecer, entre otras herramientas efectivas.

Por ello, no te duermas en los laureles y echa un ojo a todas las distintas formas que Icired Impagados ha puesto a tu servicio para facilitarte las cosas. Recuerda que estamos a tu disposición para ayudarte y poner fin a tu quebradero de cabeza. Los profesionales de nuestro equipo son los mejores respecto a temas de impago se refiere y te asesoraran para que encuentres una resolución que encaje con tu perfil. Siempre de una forma rápida, sencilla y totalmente profesional.

 

Factura ¿Qué es y cuantos tipos hay?
5 (100%) 4 votes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.