Impago de nóminas e ICIRED

impago de nóminas
Impago de nóminas e ICIRED
Valoración

El impago de nóminas es, seguramente, uno de los supuestos más comunes de incumplimiento de obligaciones dinerarias que nos encontramos en nuestro país, especialmente en estas últimas décadas de crisis económica.

A pesar de esto, los trabajadores que ven insatisfecho su derecho al cobro de lo debido, siguen acudiendo a los mismos procedimientos de reclamación sin percatarse, en muchos casos, de que existen nuevas vías de presión a la empresa morosa, como es la del fichero de morosidad ICIRED.

Las vías tradicionales para luchar contra el impago de nóminas.

¿Cuándo puede un trabajador reclamar el pago?

Lo cierto es que desde que se produce un solo impago, el trabajador de una empresa puede dirigirse por los métodos formales que a continuación mencionaremos, para reclamar el cobro de lo debido contando para ello con el plazo de un año.

No obstante, como es tradicional en este blog, siempre apelamos a agotar lo máximo posible la vía amistosa y ser comprensivos con aquellas situaciones de impago que no son buscadas o aceptadas por el incumplidor, sino que devienen de situaciones de necesidad.

siempre apelamos a agotar lo máximo posible la vía amistosa y ser comprensivos con aquellas situaciones de impago que no son buscadas

El impago de nóminas en las empresas suele venir enmarcado en un estado de precariedad económica de las mismas, que da lugar a retrasos en los pagos de todo tipo.

impago de nóminas

En estos casos es conveniente, en aras de mantener una actitud leal y corporativa, y de favorecer la superación de una fase de dificultad para todos los miembros de la compañía, ser pacientes y tratar de palabra con los superiores el problema.

En muchos casos, finalmente se acaban realizando los pagos y podemos hablar de meros retrasos.

Cuando estamos en un caso distinto, en el que realmente la actitud de la empresa es reacia al primero de los pagos que debe atender, que es el de sus trabajadores, y se empiezan a acumular los meses sin cobrar, es cuando es conveniente emprender las acciones formales de reclamación.

¿Qué es lo primero que se ha de hacer cuando nos encontramos con un impago de nóminas?

Cuando la vía del entendimiento verbal con los jefes de la empresa se revela imposible, llega el momento de hacer una reclamación formal, aunque aún estemos dentro de lo que podemos llamar fase amistosa.

En ese sentido, con los impagos de nóminas es recomendable comenzar actuando como con cualquier otra reclamación por impago, esto es, enviando un requerimiento por escrito al deudor, que en este caso es la empresa, exigiendo el pago de lo debido con advertencia del inicio de las actuaciones que en Derecho correspondan, en caso contrario.

es recomendable comenzar actuando como con cualquier otra reclamación por impago, esto es, enviando un requerimiento por escrito al deudor

La carta de requerimiento se debe hacer preferentemente por un medio que permita dejar constancia de su envío y recepción, aunque, también al igual que ocurre con cualquier otro tipo de impago, lo más recomendable es enviar un burofax con acuse de recibo y certificación de texto, ya que gracias al valor probatorio en cuanto al envío y contenido del mismo que tiene este tipo de notificación ante un juzgado, si se prevé que la cuestión puede acabar en pleito, sería la opción más adecuada, aunque algo más costosa económicamente.

¿Y si la fase amistosa no da resultado?

Llegados a este punto, en el que las intimaciones amistosas por escrito no surten efecto, suele ser tentador ante el impago de nóminas acudir directamente al juzgado para reclamar, pero nuestro Ordenamiento nos presenta un requisito previo a la vía judicial, que es el de la reclamación ante el SMAC (Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación), presentando una papeleta de conciliación en la que se solicita el pago de los salarios debidos así como, si el impago es reiterado y así lo desea el trabajador, la extinción del contrato de trabajo.

nuestro Ordenamiento nos presenta un requisito previo a la vía judicial, que es el de la reclamación ante el SMAC

La presentación de este escrito da lugar a la celebración de un acto de conciliación al que el empresario puede ir para llegar un acuerdo o para oponerse, o puede simplemente no acudir.

 ¿Qué ocurre si en el acto de conciliación por un impago de nóminas no hay acuerdo?

Ahora sí, una vez que hemos superado la fase de reclamación previa ante el SMAC, la única alternativa que tradicionalmente ha existido es acudir a la vía judicial.

impago de nóminas

Para ello, no hay más remedio que contratar un abogado experto en Derecho Laboral, para que una vez estudiado tu caso, redacte y presente una demanda ante el Juzgado de lo Social en reclamación de las nóminas correspondientes y, al igual que ocurría con la papeleta de conciliación, la posibilidad de extinguir también la relación laboral.

Si el Juez da la razón finalmente al trabajador, condenará a la empresa al pago de los salarios pendientes y, en su caso, acordará la extinción del contrato con la obligación en este caso para el empresario de pagar una indemnización igual a la correspondiente a un despido improcedente.

Si el Juez da la razón finalmente al trabajador, condenará a la empresa al pago de los salarios pendientes y, en su caso, acordará la extinción del contrato con la obligación en este caso para el empresario de pagar una indemnización

Por supuesto, tras conseguir esta sentencia, el trabajador se verá libre de su relación de trabajo con la empresa, y tendrá derecho a la correspondiente prestación por desempleo.

¿Si obtengo una sentencia que condena a la empresa al pago de mi salario atrasado, significa que voy a cobrar seguro?

Por desgracia, la respuesta es negativa.

El caso del impago de nóminas es similar en este aspecto, una vez más, al de cualquier otra reclamación de cantidad: Una vez agotada todas las vías, incluida la judicial, el deudor, que en este caso es la empresa donde el empleado desarrollaba su trabajo, puede haber utilizado distintas estratagemas como declararse insolvente o solicitar el concurso de acreedores, para retrasar o impedir la ejecución de la resolución judicial.

impago de nóminas

En el supuesto de que efectivamente la empresa se declare insolvente y sea imposible ejecutar la sentencia, habrá que acudir al FOGASA(Fondo de Garantía Salarial), que es el organismo público creado precisamente para estos casos pero que, eso sí, no satisface el total de lo que la empresa debía.

En el supuesto de que efectivamente la empresa se declare insolvente y sea imposible ejecutar la sentencia, habrá que acudir al FOGASA

La cantidad de la que el FOGASA se puede hacer cargo resulta de multiplicar el doble del salario mínimo interprofesional diario, pagas extras prorrateadas incluidas, por el número de días pendientes de pago con un máximo de 120 días.

Esta suma que el FOGASA puede abonar para hacer frente a una sentencia no ejecutada por impago de nóminas, se ha reducido desde el año 2012, ya que anteriormente se multiplicaba por el triple del salario mínimo y el máximo de días era de 150.

La conclusión de todo este proceso vuelve a ser parecida a la que obtenemos cuando analizamos los métodos tradicionales de recobro de cualquier deuda, tanto judicial como extrajudicialmente, tal y como explicamos en nuestro post de nuestro blog, que puedes consultar, y que se titula “Empresas de recobro ¿Son útiles?”, y se resume en que todos estos procedimientos son costosos, largos y poco eficaces, demandándose una alternativa mejor.

II. El impago de nóminas e ICIRED.

¿Cómo puede ayudar ICIRED a un trabajador a cobrar lo que le deben?

El sistema de gestión de cobros de ICIRED es perfectamente aplicable al impago de nóminas en una empresa, por lo que es una opción que todo trabajador debe tener en cuenta si quiere contar con un sistema cómodo, eficaz y además barato.

Tal y como desarrollamos en el post “Cobrar deudas es fácil con ICIRED” (visítalo ya), nuestro fichero de morosidad ha trasladado el eficaz modelo de recobro empleado por entidades bancarias y financieras, así como las grandes compañías de telecomunicación y de suministros, para el recobro, cual es el de los ficheros de morosidad, pero abierto en este caso a cualquier empresario, profesional y, por supuesto, particular o empleado, que tenga un crédito a su favor.

Los requisitos que el impago ha de tener, son simplemente que se trate de una deuda cierta, vencida y exigible, y que tenga una antigüedad inferior a seis años.

Los requisitos que el impago ha de tener, son simplemente que se trate de una deuda cierta, vencida y exigible, y que tenga una antigüedad inferior a seis años.

A partir de aquí, ICIRED envía en nombre de su cliente un requerimiento de pago otorgando un plazo de cinco días para el pago y advirtiendo de la inclusión en el fichero de morosidad en caso contrario. Transcurrido el plazo, se publican los datos de deuda y deudor en el listado de morosidad y, si éste es una persona jurídica, como suele ser el caso en los supuestos de impago de nóminas, también se publica una referencia a la reclamación en los principales motores de búsqueda de Internet (Google, Yahoo, Bing…).

impago de nóminas

Por último, todo este sistema, aparte de aportar mayor eficacia en el cobro debe implicar una mayor comodidad y disminución de costes para el cliente que con los métodos tradicionales, razón por la que se ha implementado una página web desde la que se desarrollan todos los trámites con el usuario, y se ha reducido el coste a un precio fijo por cada reclamación de tan sólo 29,90 € más IVA.

¿Se puede acudir a ICIRED y a la vía tradicional del recobro en el caso de impago de nóminas?

Del mismo modo que en resto de supuestos de reclamaciones de cantidad, el uso de los mecanismos que ofrece ICIRED no impide en absoluto que paralelamente, y de manera perfectamente compatible, el trabajador que lo desee pueda emplear los métodos que anteriormente relacionábamos, tanto extrajudiciales como judiciales, para tratar de obtener las cantidades que le son debidas.

Eso sí, solamente hay que hacer un matiz respecto al supuesto de que se interponga una demanda judicial y la empresa demandada se oponga formalmente, en cuyo caso habrá que aguardar a que se dicte una resolución favorable al demandante para poder proceder a la publicación en el fichero ICIRED.

El impago de nóminas es uno más, aunque muy importante, de las clases de morosidad con que nos encontramos en ICIRED, obteniendo importantes resultados en cuanto a las cifras de recobro. Por eso puede resultarte interesante si entras en nuestra página web e indagas sobre lo que podemos hacer por ti y las ventajas de nuestros servicios. Si te surgen dudas o necesitas una aclaración de cualquier tipo, también puedes llamarnos gratis al 912 668 043, o enviar tus dudas y cuestiones al correo info@iciredimpagados.com.

Artículos relacionados
Cuándo prescribe una deuda y hasta cuándo se puede publicar ... Cualquier profesional o empresario que se dedique al mundo de la reclamación de impagos, reconocerá que una de las cuest...
Cómo cobrar un dinero que me deben. El fichero del que todo ... Cuando un banco, una entidad financiera importante o una compañía de telecomunicaciones grande, tiene un impago, por peq...
Cobrar a clientes morosos: las cinco armas del recobro Eres un profesional o tienes una empresa, quizás proveedora, que trata de sacar su negocio adelante cuadrando como mejor...
Segestión vs Icired Siguiendo con la serie de posts que estamos dedicando a las empresas de recobro más conocidas de nuestro país y comparan...