Participaciones Preferentes: el porqué de la ruina

0
279
preferentes

En este post vamos a acercaros el mundo de las participaciones preferentes. El infranqueable hermetismo financiero que existe en España no ayuda a la proliferación de los pequeños inversores o comerciantes que desean hacer crecer a sus empresas.  Por lo tanto, en vista de esta situación muchos han recurrido a ser parte de cuestiones de las que muchas veces no llegan a conocer totalmente la índole o el modo en que se desarrollan con tan sólo el fin de poder mantener a flote su empresa.

Este intento de salvar nuestra empresa se dio al igual que con las participaciones en preferentes, con las deudas subordinadas. Entonces, resulta conveniente para cualquier ciudadano capaz de contraer derechos y obligaciones, conocer de qué tratan los servicios ofrecidos por las entidades de crédito y saber si le convienen o no para poder asumir de manera responsable la adquisición de una obligación como una decisión firme de voluntad.

Las participaciones preferentes puede tener ventajas, sin embargo, antes de decidir acceder a las mismas, debe informarse sobre los riesgos de la compra-venta y analizar las condiciones financieras de estas.
Procuraremos entonces en este post que conozcas el significado de Las Participaciones Preferentes, que son, de qué manera se desarrolla y si son o no son convenientes para ti.

Concepto de las Participaciones Preferentes

Las participaciones preferentes son títulos o valores emitidos por entidades de crédito para su financiación. Dependiendo de los beneficios de la sociedad, recibirás una parte de la ganancia.

En España están reguladas desde el año 2003 estableciéndose de esta manera la cotización fija de estos valores y su fiscalización, entre 2008 y 2009 fue popular su utilización, porque sirvió de alternativa que usaron muchas personas para paliar la crisis. Puede decirse que las participaciones preferentes son híbridas, se asemeja a una renta fija y a una renta variable, pues la entidad bancaria le da una prestación al suscriptor y este obtiene parte de las ganancias, como las acciones.

Sin embargo, en ningún momento el titular asume parte de las acciones ni del capital de la sociedad, solamente obtiene beneficios que son pagaderos al cabo de 5 años; puede darse el caso de que el Banco tenga poca rentabilidad y no recibas ningún beneficio de los pactados, si esto se concreta, no puedes reclamar.

En resumen, acceder a participaciones preferentes tiene puntos positivos y negativos, tienes la posibilidad de tener una renta fija sin ser accionista, pero de la situación económica de la empresa dependerá la tuya.

A diferencia de las Deudas Subordinadas, la emisión de estos valores es hecho por una sociedad que se desligan de la competencia de participación sobre el capital expuesto. Tampoco gozan de derecho a voto sobre el mismo.

La remuneración de las Participaciones Preferentes

La rentabilidad de estas participaciones  no puede ser inclinada como conveniente o no. Esto es así porque esta oscila entre distintas variables según se aprecie el panorama en el ámbito financiero. Por lo tanto, no puede asegurarse una garantía de su rentabilidad.

La remuneración de las Participaciones Preferentes está condicionada en los plazos de su aplicación y entendimiento. En el caso del primero año la remuneración es fija, y después de esto la remuneración es referenciada por el Euribor incluyendo adiciones diferenciales y deducibles.

Esta remuneración está condicionada a que la entidad emisora tenga suficiente beneficio en el periodo de cumplimiento de las Participaciones Preferentes.

Características comunes en las Preferentes

Las características de las Participaciones preferentes son tan necesarias de conocer como lo es su concepto básico, pues esto nos conviene para lograr diferenciarlas de algunas u otras obligaciones con respecto al modo de acciones o cuotas deducibles según el plazo, el tiempo y la costumbre.

Entre las más incisivas de estas características se puede intuir la importancia de las siguientes:

– El condicionamiento de la remuneración; la ganancia efectiva de beneficios por parte de la entidad emisora.
– El condicionamiento de plazos; de esto dependerá la remuneración de las Participaciones Preferentes.
Emitidas por sociedades; estas sociedades están desligadas al derecho de voto y participación, por lo tanto, no transmite derechos políticos de la empresa.

La rentabilidad no se puede garantizar pues las posibilidades de remuneración benéfica para el contrayente son inestables dependiendo de las circunstancias a nivel financiero de productos de este tipo.

Usualmente las participaciones preferentes son emitidas por las sociedades bancarias para aumentar su cifra de solvencia, concediendo un margen de financiación.

Los dividendos sólo son otorgados si hay beneficios distribuibles, es un riesgo constante tener pérdidas, el dinero invertido no puede restablecerse. Es un crédito sin vencimiento, en España la amortización sucede al vencimiento del quinto año.

Características principales de las preferentes

  • Riesgo constante, puede producir pérdidas y ganancias.
  • Cotizan en un mercado secundario y no en la bolsa de valores.
  • Adquisición y transmisión de las Participaciones Preferentes

Contraer una obligación por medio de una Participación Preferente suele ser la cuestión probablemente más cuestionada en este sentido. Lo regular del caso sería recibir el ofrecimiento del producto a través de la presentación de un contrato.

Esto se debe a que la rentabilidad de este medio no es fiable para ningún individuo a menos que sea un experto financiero, conozca los riesgos y el panorama de mercado en el cual pretende embarcarse.

Este contrato deberá ser suscrito por las partes que pretendan beneficiarse entre sí y solo después de ser suscrito empezará a correr el plazo de función y vencimiento de la renta crediticia del producto. Estas partes pueden ser determinadas como la entidad emisora y el particular que contrae la deuda de beneficio a largo plazo.

La conveniencia financiera de beneficios causados entre el deudor y el acreedor dependerá de las circunstancias causales que debieron ser fijadas en el contrato como objeto provisorio condicional de las mismas.

Y en caso de que la obligación requiera ser transmitida por causa voluntaria o involuntaria dentro de la relación financiera, esta dependerá de las circunstancias del deudor o de los deudores con respecto de la entidad emisora del servicio o producto por medio de la Participación Preferente.

Tributación de las Participaciones Preferentes

Las participaciones preferentes son los valores que más han ocasionado pérdidas a las personas que han confiado sus ahorros en este tipo de crédito, es por ello, que se hizo necesario la tributación de estas, para que haya una forma fija en que las personas puedan reclamar en caso de que no reciban la renta convenida con la sociedad financiera.

Anteriormente, las personas reclamaban por medio de los órganos jurisdiccionales, o a través de acuerdos con la sociedad, otros simplemente no recurrían a ninguna de estas opciones y no reclamaban nada de lo que les debían. En virtud de lo anteriormente explanado, la fiscalización de las participaciones preferentes se hace inevitable para que los titulares puedan dirimir con las sociedades sobre las pérdidas de sus acreencias.

En vista de la existencia de un vacío jurídico que regulase la relación y perspectiva de estos medios de crédito, el estado español decidió hacer formal la publicación de normas especiales para el control de este sistema a través del Boletín Oficial del Estado.

La mayor incógnita que relucía de esta situación radicaba en la imposibilidad de determinar la manera en que la tributación debía ser ejecutada. Por lo tanto en la legislación se ha incluido un cúmulo de reglas especiales de cuantificación de rentas derivadas. Tanto de las Deudas Subordinadas como de las Participaciones Preferentes.

Estas normas permiten al contribuyente que goce de la ventaja de una tributación objetiva bajo la supervisión del estado. Entendiendo también por lineamientos, la posibilidad que tenga la materia tributaria de regular efectivamente el control de estos medios.

Esta regulación se hace de una manera sistemática contenida en un periodo de tiempo especificado por el legislador, aplicable para la conveniencia tanto del estado como de las entidades emisoras de crédito y de los particulares contrayentes de obligaciones y beneficios.

Proceso de regulación de las Preferentes

Cobro de cupones: al año se imputan tributos como parte de Rendimiento de Capital Mobiliario en cuantía de 1.200 Euros.
Canje: el canje genera la imputación para el Rendimiento de Capital Mobiliario. Dependiendo si es de los nuevos títulos valorados regularmente en 15.000 Euros o de las participaciones preferentes básicas valoradas en 18.500 Euros.
Venta de Acciones: Dependiendo de la valoración que se le pueda dar a la venta de acciones u obligaciones, el deducible a tributar se aproxima a la cifra de 5.000 Euros
de la compensación derivada para generar Un Rendimiento Capital Mobiliario.

Amortización de las Preferentes

La participación preferente se caracteriza por ser un valor perpetuo que emiten las sociedades financieras, no obstante, la persona que las adquiere no tiene participación política dentro de la sociedad, es decir, no tienen derechos para participar en el capital de la compañía ni en la asamblea de accionistas.

Solamente percibe una ganancia que dependerá de las fluctuaciones del mercado, por lo cual no es fija su rentabilidad. Por su carácter perpetuo, no tienen determinada una fecha de vencimiento, sin embargo, el banco puede exigir la amortización después de los 5 años.

La entidad bancaria puede reservarse el derecho de amortizar la participación de forma anticipada, generalmente se hace al vencimiento de los 5 años en España, generalmente se efectúa a los 5 o 10 años, debe realizarse previa aprobación del Banco de España; la sociedad no tiene la obligación de pagarlas, lo cancela de forma voluntaria.

Debes tener presente que el Banco no amortizará si la participación preferente tiene un precio bajo en el mercado, la única opción es venderla en el mercado secundario, con el riesgo de que no pueda venderse o vender muy por debajo de lo que invertiste.

Esto se debe por la baja liquidez que hay en el mercado con respecto a este producto, es por ello que no es fácil obtener nuevamente a través de la venta de este valor, lo que invertiste. A pesar de que su nombre se identifique con “preferente”, estas no lo son tanto, porque otras deudas, participaciones, son pagaderas antes que a estas. Vale decir, las participaciones preferentes son pagaderas de penúltimas, antes de las acciones ordinarias.

Antes de ellas están, los acreedores comunes y subordinados, los accionistas ordinarios, y posteriormente las participaciones preferentes.
Esto es así, porque las participaciones preferentes están derivadas por las “preferred shares” del Derecho Inglés, pero como has podido notar, no son preferentes en cuanto a la relación de los créditos o del estado del titular si el banco se liquida. Puede representar una situación fatídica si no amortizan la deuda.

Las participaciones preferentes no cotizan en bolsa sino que tienen un mercado aparte donde se cotizan estas participaciones, un mercado de renta fija. No pueden considerarse depósitos bancarios porque no están protegidas con el Fondo de Garantías de Depósitos.

A pesar de ser un valor, está en riesgo su rentabilidad. La rentabilidad es variante, dependerá de las comisiones del banco, las cuales influirán en la compra y venta de las mismas. Estas mismas comisiones pueden implicar intermediación, y las participaciones preferentes llevan consigo gastos de administración y custodia.

Las participaciones preferentes pueden ser positivas o negativas, conllevan o grandes ganancias o pérdidas, como se había dicho anteriormente, dependerá del mercado. Están limitadas porque no son acumulativas y dependerán de ingresos que sean distribuibles.

Estas participaciones al no cotizar en bolsa, sino en un mercado secundario, tienen el riesgo de que su rentabilidad baje y que no puedan venderse luego, es posible que no puedas recuperar el capital invertido en la misma.

Desde otro punto de vista, las participaciones preferentes no marcan otro beneficio más que el de tener una renta fija que está sujeta a las variaciones del mercado, del resto, el participante no tiene voz ni voto en las decisiones de la empresa ni en el capital de la misma. Al final, puede ser fatídico si la compra-venta no resulta como esperabas.

Participaciones Preferentes: el porqué de la ruina
5 (100%) 1 vote

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.